La fe en la mesa

La fe en la mesa

Elaboración de albóndigas de bacalao, muy apropiadas en época de Cuaresma. / LV

Es conocida la costumbre que tienen las religiones –en general, no señalamos a nadie, que no está el patio para bromas– de meterse en la vida privada de las personas, de modificar sus hábitos, de imponerles pautas de comportamiento muy determinadas en aspectos aparentemente triviales de la vida cotidiana, muy específicamente en la alimentación: la vigilia cristiana o el ayuno musulmán, entre otros muchos ejemplos.

La relación entre la fe y la comida ha sido siempre estrecha como con secuencia de su fuerte vínculo simbólico. La dualidad cuerpo-alma tiene así su correlato en la de la alimentación material y la espiritual. El pan ácimo, el cordero pascual, una vaca, son, según las situaciones, los países y las creencias, mucho más que cereales y carne. La mitología hindú considera la berenjena como un regalo de los dioses al pueblo, ya que se entendía que el consumo de esta negra hortaliza proporcionaba paz al alma humana.
.
Los diferentes ritos religiosos han incidido en la relación del hombre con la comida que ponía en su mesa en muchas ocasiones. Se relaciona el bacalao con el periodo de Cuaresma debido a la tradición religiosa del ayuno y la abstinencia, del mismo modo que el cordero queda institucionalizado el lunes de Resurrección. A partir del siglo XVIII, cuando se suavizaron los días de abstinencia, el consumo de pescado comenzó a disminuir. La abstinencia contribuyó mucho a que se popularizara también el consumo de bacalao salado y seco ya que, sin facilidades de refrigeración, era difícil obtener el pescado fresco en todas partes.

Incluso los nombres de algunos productos tienen una clara inspiración religiosa. Nuestro querido y ahora apreciadísimo Gallopedro o Pez de San Pedro es un ejemplo. El evangelio de San Mateo explica que San Pedro encontró en la boca de un pez una moneda de cuatro dracmas, con la que pudo pagar el impuesto del templo. Agradecido, el pescador devolvió el pez al agua, sujetándolo suavemente por los costados con dos dedos. Las manchas oscuras que presenta en sus flancos representarían, por tanto, las huellas de los dedos del primero de los apóstoles.
Que el Señor bendiga la mesa.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.