Cristalería

Esto del lenguaje es fascinante. Pensemos en las cosas tan radicalmente diferentes que podemos decir cambiando simplemente una letra, una sílaba, una palabra. No es lo mismo decir, por un poner, desarrollo sostenible que sostenible desarrollo, como muy bien han comprendido inteligentes especuladores como Juan Antonio Roca o Paco El Pocero. El orden de los factores, aquí sí altera el producto. Sobre todo el producto que se embolsan algunos promotores-constructores. Otros ejemplos: no es lo mismo decir: «Entreno en coche deportivo» que «en tren o en coche deportivo», o «No sea burra» que «no se aburra», a pesar de que usemos las mismas letras.

En fin, jueguecitos de palabras aparte, fíjense qué diferencia hay entre hablar de un «vaso de vino» y «una copa de vino». Un vaso de vino nos trae recuerdos de una España pobre y triste, de manteles de hule a cuadros rojos y platos Duralex, de vino peleón y magras viandas en la mesa. Más modernamente, de bar de barrio ruidoso, con la televisión en las alturas al igual que el volumen, manteles de papel, barra alfombrada de cáscaras de cacahuete; del chateo de siempre (no el de la web), de tortilla de patata, magra con tomate y michirones; de clase trabajadora, media-baja, o media- media, de monos con restos de gotelé, ropas de Almacenes Árias o de Zara todo lo más. Un vaso de vino recuerda a la España que emigraba.

Una copa de vino, es otra cosa. Es un bar de diseño o una enoteca, quizá un restaurante con pretensiones vanguardistas, con música chill out; es clase media alta, que se las da de entendida en vinos y es vino con denominación de origen. Disfraces de profesional liberal o ejecutivo, diseñados por Adolfo Domínguez, Roberto Verino o Tous. En la barra –minimalista o estilo Zen– tapas de diseño que salen por un ojo de la cara. Una copa de vino es la España moderna, a la vanguardia de la cocina, del deporte o de la arquitectura, destino de corrientes migratorias.

Desde luego, hay que ver lo que da de sí el lenguaje... y la cristalería.

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.