Laurus Nobilis

Laurus Nobilis

Hojas de laurel / LV

De la cabeza de Apolo a unas patatas con carne. De símbolo de la adivinación y del triunfo, de su histórico papel como recompensa a poetas, deportistas y guerreros en la antigua Grecia y Roma, a humilde trivial y cotidiano, pero imprescindible, condimento en la cocina. Tan tortuoso camino es el que ha recorrido el laurel, o Laurus nobilis, un arbolito siempre verde de 5-10 m de altura que crece por todo el Mediterráneo de forma salvaje desde tiempos inmemoriales.

Su ascensión al Olimpo –o sea, a la cabeza de Apolo en forma de corona– no se debió a otra cosa que a un calentón. Ya se sabe que los dioses de la mitología tienen pasiones muy humanas. Es el caso que el tal Apolo andaba prendado de Dafne, una ninfa de muy buen ver, que harta del pesado y presumido dios, pidió ayuda a la Tierra para librarse del acoso. Ésta, Gea, hizo aparecer en lugar de Dafne un árbol de laurel ante los sorprendidos ojos de Apolo, que sobrecogido, se hizo y ciñó la famosa corona.

El salto de la divinidad a los pucheros del laurel se produjo pasando por un estadio intermedio: su utilización medicinal. Alguien descubrió que cuando se quemaban las hojas del laurel y se respiraba la com bustión, pillaba uno unas alucinaciones de los más divertidas, así que los friquis de aquel entonces decidieron utilizarlo como herra mienta de adivinación. Por extensión, al considerarlo una droga, se tomó como una planta medicinal que acabó usándose en múltiples remedios.

De hecho, en farmacología indican los médico naturistas que su aceite esencial produce un efecto antiséptico y dice que se usó para combatir las hemorroides, siendo recomendado para combatir la anorexia, los espasmos gastrointestinales, meteorismos, bronquitis crónica, enfisema, asma y un sin fin de cosas más, así como otro tanto de contraindicaciones.

De ahí a la cocina quedaba poco camino por recorrer. Droga, medici na, recompensa, honores... y cazuela. Todo un laureado curriculo.

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.