Cafeteras

Cafeteras

Pues no, no es a Juan Valdés al que los cafeteros de este mundo le debemos el poder disfrutar de tan benéfico, estimulante y social brebaje. Porque, a ver, ¿qué hacemos con el café si no tenemos cafetera? Pues tan prodigioso invento se lo debemos al farmacéutico francés Francois Antoine Descroisilles, que, en 1802, ocioso que estaría el hombre, con la botica bien atendida por sus mancebos, tuvo la idea de unir dos recipientes, intercomunicados entre sí, conteniendo uno café molido y agua en el otro, al fuego. Logró, de esa manera, la primera infusión en cafetera de la historia, a la que llamó ‘Caféolette’.
Como ha ocurrido históricamente con tantos otros inventos aquí, sin ir más lejos, el autogiro del murciano Juan de la Cierva, el invento no se patentó en Francia o Europa, sino en Estados Unidos. En 1873 un empresario patenta un cilindro con los dos recipientes separados por un filtro que bajaba presionando los posos de café.
Pero la cosa no funcionaba muy bien y, al final, el consumidor tenía que volver a colar el líquido. El golpe de gracia en esto de las cafeteras lo dio la compañía alemana Melitta (¿Les va sonando?) en 1907, que incorporó un paño de lana en lugar del colador primitivo, y que, poco tiempo después acabó perfeccionando con el invento de los filtros de papel. Y hasta ahora.
Pero todo esto, claro, en Estados Unidos, donde se bebe café como si fuera agua, porque, básicamente, es agua coloreada para un europeo. El icono cafetero por excelencia en Europa ha sido la cafetera italiana Moka, que comenzó a fabricar en 1933 la empresa Bialetti, responsable de la primera patente. Un icono del diseño que ha pasado ya a las galerías de arte, al igual que lo hicieron en su momento la silla ‘Barcelona’ o la famosa lata de sopa de tomate de Andy Warhol.
Y ahí sigue, aguantando en embate de los modernos robots cafeteros publicitados por Jorge (Clooney), -que hay algunos modelos que hay que estudiar un master antes de sacarse un modesto cortado-, aguantando desde su solidez analógica y plateada.

RECETAS

Pluma ibérica con chalotas

Pluma ibérica con chalotasLimpiamos las plumas del exceso de grasa y salpimentamos, lavamos bien las patatas y las cortamos con su piel en rodajas de 1/2 cm. Las ponemos a confitar en abundante aceite sin que borbotee. Cuando estén blandas las retiramos a una fuente sobre papel ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Legumbres: asustar o no asustar

Legumbres: asustar o no asustarEsa es la cuestión. De toda la vida se ha dicho que hay que ‘asustarlas’, es decir, cortar la cocción un par de veces al principio, para evitar que sean flatulentas, o que la piel se encalle. Bueno, pues dicen los expertos que si uno quiere asustarlas, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011

Bodegas Juan Gil Paraje de la Aragona, Ctra. de Fuentealamo 30520 Jumilla (Murcia) GPS: NORTE 38º 33´ 47´´ OESTE 1º 21´ 1´´ Teléf. 968 435 022 Fax. 968 716 051 info@juangil.es www.juangil.es ...

(+) Más catas de vinos.