La lumbre

La lumbre

El primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado se produjo cuando un incendio devastó un primitivo corral, acabando con todos los animales encerrados. El atribulado pastor, una vez recuperado del susto percibió un cierto olorcillo muy agradable que desprendían algunos de los animales muertos y sacó consecuencias.

En fin, historias apócrifas aparte, la aplicación del calor en la cocina está directamente relacionada con la evolución humana. Para vivir había que comer, pero con el control del fuego el simple acto de alimentarse dejó paso a todo un mundo de sensaciones.

Definitivamente, nuestros antepasados se liberaron de la comida cruda. Descubierta la comida cocinada por la acción del fuego, la siguiente evolución relacionada con el yantar fue la del combustible.

Nos hemos pasado miles de años, desde aquellos albores, hasta hace muy poco usando la madera –la leña– como combustible. En realidad, hasta hace un siglo la cocina no era un dechado de sofisticación, porque esa cocina de palacio, de aparatos, cuantiosa y grandilocuente, surgió en París a principios del siglo XX, y no fue hasta los años sesenta cuando empezó la verdadera revolución de los fogones, revolución que se fraguó al calor del carbón y de leña, las principales fuentes de energía de aquellos revolucionarios años.

La «nouvelle cousine» del XIX y XX franceses fue una cocina de leña y carbón. La cocina de vanguardia española, la del siglo XXI se ha desprendido de herencias ancestrales y ha apostado por una cocina de la «tecnoemoción»: vitrocerámica, inducción, microondas, nitrógeno líquido... Ya no es el calor lo único que cocina; ya no es un combustible específico el que proporciona la energía; cada vez es menos ajustado a la verdad aquello de «arrimar el puchero a la lumbre». El «calor de hogar» es una metáfora pasada de moda porque una Termomix no da para mucha poesía.
Pero nos da igual. Lo importante es el resultado en el plato.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.