Reservas

Reservas

Es algo tan de cajón que hasta da vergüenza tener que hablar de ello. Imagínese usted que ha reservado una mesa para comer o cenar con unos amigos en un restaurante unos días antes. Y que al llegar el día, se econtrara cerrado el establecimiento por cualquier circunstancia, sin que usted hubiera recibido ningún aviso, pese a que cuando hizo la reserva dejó su número de teléfono. Bonito cuelgue, ¿no? Seguramente sus juramentos se oirían en varias manzanas a la redonda. Pues ahora piense en un restaurante que le haya reservado esa mesa, y, en consecuencia, haya inhabilitado cuatro o más ‘plazas’, al que usted decide no acudir o se ve imposibilitado a hacerlo... y no avisa. Naturalmente, el jefe de sala mantendría libres esas sillas en su espera, sin poder acomodar a otros clientes, y, finalmente, se perderían. Lógicamente, el perjuicio de organización y económico es importante, y más cuanto de más alto nivel sea el restaurante. Los juramentos alcanzarían semejante volumen a los del primer caso. Cuando usted compra un billete de avión una entrada para una obra de teatro o un partido de fútbol debe abonarla mucho antes; de no acudir al aeropuerto al teatro o al estadio, perderá su dinero, así que no suena tan raro que determinados restaurantes estén planteándose una especie de ‘prepago’ cuando se hace una reserva. Varios españoles ya han implantado el desembolso de una parte del menú en el momento en el que el cliente realiza su reserva. Si finalmente acude en día y hora, el dinero adelantado se le descontará de la factura. Si cancela la reserva con pocas horas de antelación, lo perderá. Los dos «pioneros» en España –en el extranjero es una práctica habitual– son DiverXO, el tres estrellas Michelin de David Muñoz en Madrid y Quique Dacosta Restaurante, el local también de tres entorchados que el cocinero extremeño tiene en Denia. Piensen que las cuentas de estos restaurantes pueden rondar los 200 euros. Mutipliquen por los cuatro comensales de una mesa bloqueada... El propio Dacosta contaba que en alguna ovasión las mesas 'fallidas' han llegado al 50%.
Así no hay manera.

RECETAS

Pluma ibérica con chalotas

Pluma ibérica con chalotasLimpiamos las plumas del exceso de grasa y salpimentamos, lavamos bien las patatas y las cortamos con su piel en rodajas de 1/2 cm. Las ponemos a confitar en abundante aceite sin que borbotee. Cuando estén blandas las retiramos a una fuente sobre papel ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Legumbres: asustar o no asustar

Legumbres: asustar o no asustarEsa es la cuestión. De toda la vida se ha dicho que hay que ‘asustarlas’, es decir, cortar la cocción un par de veces al principio, para evitar que sean flatulentas, o que la piel se encalle. Bueno, pues dicen los expertos que si uno quiere asustarlas, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011

Bodegas Juan Gil Paraje de la Aragona, Ctra. de Fuentealamo 30520 Jumilla (Murcia) GPS: NORTE 38º 33´ 47´´ OESTE 1º 21´ 1´´ Teléf. 968 435 022 Fax. 968 716 051 info@juangil.es www.juangil.es ...

(+) Más catas de vinos.