Al pan, pan

Al pan, pan

Dame pan y llámame tonto. Así de claro lo tiene el refranero tradicional castellano, que prescribe estar dispuesto a cualquier cosa con tal de llenar la andorga. El pan. El humilde pan. Toda la historia de la alimentación humana está contenida en esa cotidiana baguette, en ese trivial colín que nos llevamos a casa.
En el Neolítico, un antepasado del hombre que ya conocía las semillas y cereales, y sabía que una vez triturados y mezclados con agua, dan lugar a una papilla, tal vez de forma casual, olvidara la papilla en una especie de olla; al volver se encuentra con una torta granulada, seca y aplastada: el primer pan de la Historia acaba de tomar forma. De aquí a la sopa de ajo deconstruída en frío de Manuel de la Osa en su restaurante de las Pedroñeras va un largo trecho, aunque las cosas han cambiado menos de lo que parece.
En toda esta revolución culinaria que nos acomete, en este venda val de humos, aromas, nitrógenos líquidos y espumas varias, el pan no tiene ningún protagonismo. Es más, en la inmensa mayoría de los restaurantes, el pan no es sino un mero acompañante, un puro actor secundario al que apenas se presta atención.
Y sin embargo está presente en algunas de las creaciones de la cocina tradicional –que al final es la base y punto de partida de toda renovación y de toda vanguardia mínimamente sólida– más celebra das en nuestros tiempos.
El humilde mendrugo de las hambrunas de posguerra; el chusco miliciano, la hogaza para cinco días que en las acampadas juveni les a alguno servía hasta de almohada, –contigo pan y cebolla–, el pan con pan comida de tontos y al pan, pan y al vino vino. Cocina de aprovechamiento, de estrecheces, ha derivado en la sociedad de la opulencia en excelsos platos y en locuras vanguardistas.
Comidas de pastores y agricultores, rancho propio de la españa rural, platos como la sopa de ajo, el gazpacho y el salmorejo, las migas, las torrijas o el pan con tomate nos reconcilian con la tierra, o esencial de la vida.
Y es que un día sin pan es muy largo.

RECETAS

Revuelto de morcilla de arroz

Revuelto de morcilla de arrozFácil, barato, sabroso y atractivo en el plato. Nos quedamos con las puntas de los espárragos. Las partimos por la mitad longitudinalmente y las salteamos a fuego vivo hasta que se doren. Reservamos. Salteamos las setas en pequeñas tandas, a fuego muy ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cuajar revueltos

Cuajar revueltosUsemos la técnica que usemos para hacer un revuelto con huevos, nos guste más o menos cuajado el huevo, lo que nunca puede ocurrir es servir un revuelto que destile líquido por debajo. Puedes darles un toque especial añadiendo un poco de tomate rallado, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.

Heredad Candela Petit Verdot 2004
Heredad Candela Petit Verdot 2004

Bodegas Señorío de Barahonda . Fax: 968 792 351 www.barahonda.com

(+) Más catas de vinos.