Locas dietas

Locas dietas

Dicen los eruditos que el origen de la dieta fue religioso o moral y lo vinculan a los pitagóricos, que la utilizaban como procedimiento de catarsis o purificación del cuerpo.

Es más adelante, con Hipócrates, cuando la diáitia se desprende de su simbología moralista y se con vierte en un corpus de reglas higiénicas, en un conjunto de hábitos que tienen por objeto la conservación de la salud.

Naturalmente, cuando Maripili, horrorizada por el desparrame mollar, se pone a dieta, no está precisamente pensando en Pitágoras –incluso si lo que se plantea es perder 7 pitagóricos kilos– ni mucho menos en Hipócrates, aunque, con toda probabilidad sí acabe por tener que visitar al médico si se le va la mano en la consunción de mondongos.

¡Cómo cambian los tiempos! Los preceptos hipocráticos de la diáitia se difundieron rápidamente por la antigua Grecia gracias al sofis ta Herodico de Selimbria. Hoy, la autoridad moral sobre la materia se deposita en la figura de cualquier descerebrado/a que haya dispuesto de unos minutos de televisión o haya escrito un libro. (En estos tiempos, escribir un libro es un acto económico, no necesariamente literario).

Y así, hay quien sigue la dieta de Rafaella Carra, quien asegura, sin asomo alguno de rubor, que todo lo que se ingiera antes de las ocho de la mañana, no engorda. O sea, que encima, hay que madrugar. Métase usted un chuletón de Avila de cuarto y mitad a las siete de la mañana y verá qué bien.

Otros suicidas siguen la llamada cura Waerland, que prescribe no tomar otra cosa que no sea agua fresca de manantial –a estas alturas de la civi lización, seguramente el adelgazamiento se produzca en el ejercicio físi co necesario para encontrar uno–, patatas, apio y semillas de lino –impo sible, han ardido todas–.
La dieta Lutz es mucho más permisiva: con tal de no comer hidrá tos de carbono, puede uno hincharse a lo demás. Unas buenas carrille ras, un asadito de lechal, un jugoso ternasco... Adelgazar, no creo que adelgace, pero lo que disfruta uno...
Qué decir de la última de Gwyneth Paltrow: meterse por el recto el café Implant-O-Rama, a modo de enema detox para limpiar el colon. Con azúcar o con sacarina. No se. No lo dice.
Y el colmo son las dietas mentalistas: Imagínese delgado y ya está. Puede ser usted un morrosko de 120 kilos en canal, que se verá como una sílfide.

!Ay¡ Si Pitágoras levantara la cabeza, nos montaba un número.

RECETAS

Cabra al horno con patatas panadera

Cabra al horno con patatas panaderaTenemos que empezar con las patatas que serán el ingrediente que más tiempo nos lleve. Para ello, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio cm de grosor las ponemos en una fuente resistente al horno, salpimentadas y casi cubiertas de aceite. Tapamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La lumbre

La lumbreEl primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cabra roja

Cabra rojaLa cabra o cabrilla es un pescado es un pescado sabroso de carne dura y nacarada que suele confundirse con el cabracho, aunque éste es mucho más apreciado gastronómicamente. Un inconveniente es que tiene muchas espinas, aunque están dispuestas en zonas ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.