Ensaladilla de verano

Ensaladilla de verano

Cuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses incas, una especie de oprobiosa venganza por los desmanes de las huestes invasoras. Así, los Lope de Aguirre, los Francisco de Orellana o los Jaime de Quesada bautizaron tan molesta afección con el nombre de «El mal de Moctezuma». Continuando con la tan humana tradición de quitarse la mierda de encima, más tarde, los ingleses denominaron a las seguidillas «El mal español». Luego la medicina habló de diarrea y por fin, el vulgo, mucho más gráfico en sus expresiones, lo catalogó como cagalera. Así, a secas (Bueno, no tan a secas, ustedes me entienden).

En nuestros tiempos, de multitudinario veraneo playero, chiringuitos de dudosa alcurnia, aperitivos de desconocida edad y mayonesas de ignota genealogía, deberíamos haber bautizado al despeñamiento intestinal como «El mal ruso», siendo así que un porcentaje importante de los des barates de vientre que se producen por estas fechas tienen por origen la llamada ensaladilla rusa. No obstante, y en pro de las buenas relaciones interna cionales, se hace necesario precisar que la denominación ensala dilla rusa procede de la cocina francesa –Nestor Lujan dixit– y es conse cuencia, según cuenta otro investigador, el milanés Marco Guarnaschelli, de «la riqueza de sus ingredientes y su costo excepcional», propio de los aristócratas rusos que holgaban en la Francia de la Belle Epoque.

¿Riqueza de sus ingredientes?, ¿Costo excepcional?, se preguntará el dilecto oyente, acostumbrado a la vulgar y humilde ensaladilla que trasie ga en Casa Paco. Amigos, pero es que ésa no es la ensaladilla que se metian entre pecho y espalda los tales aristócratas. A los ingredientes bási cos como patatas, guisantes, zanahoria o huevo duro, añadiánle fruslerí as tales como langostinos, trufas, esturión ahumado y caviar. Claro que para encagarruciarse no es necesaria tanta ambrosía.

Un mal éste, llámese como se quiera, asaz vergonzante y embarazoso, que amén de inconfesable, se muestra sumamente inoportuno, pues la urgencia de su llamada no admite demora. Así que, si ustedes me perdonan.

RECETAS

Cabra al horno con patatas panadera

Cabra al horno con patatas panaderaTenemos que empezar con las patatas que serán el ingrediente que más tiempo nos lleve. Para ello, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio cm de grosor las ponemos en una fuente resistente al horno, salpimentadas y casi cubiertas de aceite. Tapamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La lumbre

La lumbreEl primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cabra roja

Cabra rojaLa cabra o cabrilla es un pescado es un pescado sabroso de carne dura y nacarada que suele confundirse con el cabracho, aunque éste es mucho más apreciado gastronómicamente. Un inconveniente es que tiene muchas espinas, aunque están dispuestas en zonas ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Olivares Dulce Monastrell 2000
Olivares Dulce Monastrell 2000

Bodegas Olivares, SL Vereda Real, s/n Jumilla Tf. 968 780 180 Fax. 968 756 474 e-mail: Bodolivares@eresmas.com

(+) Más catas de vinos.