La lumbre

La lumbre

El primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado se produjo cuando un incendio devastó un primitivo corral, acabando con todos los animales encerrados. El atribulado pastor, una vez recuperado del susto percibió un cierto olorcillo muy agradable que desprendían algunos de los animales muertos y sacó consecuencias.

En fin, historias apócrifas aparte, la aplicación del calor en la cocina está directamente relacionada con la evolución humana. Para vivir había que comer, pero con el control del fuego el simple acto de alimentarse dejó paso a todo un mundo de sensaciones.

Definitivamente, nuestros antepasados se liberaron de la comida cruda. Descubierta la comida cocinada por la acción del fuego, la siguiente evolución relacionada con el yantar fue la del combustible.

Nos hemos pasado miles de años, desde aquellos albores, hasta hace muy poco usando la madera –la leña– como combustible. En realidad, hasta hace un siglo la cocina no era un dechado de sofisticación, porque esa cocina de palacio, de aparatos, cuantiosa y grandilocuente, surgió en París a principios del siglo XX, y no fue hasta los años sesenta cuando empezó la verdadera revolución de los fogones, revolución que se fraguó al calor del carbón y de leña, las principales fuentes de energía de aquellos revolucionarios años.

La «nouvelle cousine» del XIX y XX franceses fue una cocina de leña y carbón. La cocina de vanguardia española, la del siglo XXI se ha desprendido de herencias ancestrales y ha apostado por una cocina de la «tecnoemoción»: vitrocerámica, inducción, microondas, nitrógeno líquido... Ya no es el calor lo único que cocina; ya no es un combustible específico el que proporciona la energía; cada vez es menos ajustado a la verdad aquello de «arrimar el puchero a la lumbre». El «calor de hogar» es una metáfora pasada de moda porque una Termomix no da para mucha poesía.
Pero nos da igual. Lo importante es el resultado en el plato.

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.