Confusión digital

Confusión digital

La actividad gastronómica (comer para obtener placer), aún ejerciéndose en un contexto cultural , es una actividad en cierto modo trivial, cotidiana, muy relacionada con nuestra vida diaria. En este sentido no se percibe igual que otras actividades culturales como la pasión por la literatura y la lectura, por el arte o por el teatro. Cuando alguien busca información sobre un museo, una función teatral o una galería de arte se dirige a fuentes especializadas, a expertos en la materia que proponen guías, proporcionan pistas o realizan críticas. Por eso la crítica teatral, la crítica de arte o la crítica de libros sigue en manos de… críticos. No se ha producido aquí un fenómeno paralelo al gastronómico, es decir, no se han impuesto plataformas donde los usuarios, lectores o espectadores son la fuente de información y consejo, al menos, no con la misma fuerza. No existe un Tripadvisor de la ópera, la música clásica o la escena. Esta ‘trivialización’ del acto gastronómico, probablemente relacionada con su popularización (en otros tiempos menos boyantes, era una actividad propia de las élites) ha encontrado el perfecto caldo de cultivo para su consolidación en las redes sociales, canales que permiten la inmediatez irreflexiva, el inusual -en otros ámbitos- protagonismo del usuario y la autorecompensa de ‘publicar’. Una valoración no es simplemente una opinión y por tanto no puede equipararse una crítica gastronómica con el comentario de un comensal tras pagar la cuenta de un restaurante. Y aunque esta distinción sea de una obviedad palmaria, los nuevos modos de consumir información llegados de la mano de los medios digitales y la relación entre éstos y los lectores-internautas han traído confusión al respecto. Una confusión que es la marca de identidad del medio digital, en el que, según el ensayista Ernesto Hernández Busto, «hemos llegado a no interesarnos por la verdad de los hechos que circulan por las redes».

RECETAS

Pluma ibérica con chalotas

Pluma ibérica con chalotasLimpiamos las plumas del exceso de grasa y salpimentamos, lavamos bien las patatas y las cortamos con su piel en rodajas de 1/2 cm. Las ponemos a confitar en abundante aceite sin que borbotee. Cuando estén blandas las retiramos a una fuente sobre papel ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Legumbres: asustar o no asustar

Legumbres: asustar o no asustarEsa es la cuestión. De toda la vida se ha dicho que hay que ‘asustarlas’, es decir, cortar la cocción un par de veces al principio, para evitar que sean flatulentas, o que la piel se encalle. Bueno, pues dicen los expertos que si uno quiere asustarlas, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011

Bodegas Juan Gil Paraje de la Aragona, Ctra. de Fuentealamo 30520 Jumilla (Murcia) GPS: NORTE 38º 33´ 47´´ OESTE 1º 21´ 1´´ Teléf. 968 435 022 Fax. 968 716 051 info@juangil.es www.juangil.es ...

(+) Más catas de vinos.