Que sea liebre

Que sea liebre

Ya saben que el ‘slow food’ es un movimiento nacido en los 80 del siglo pasado en Italia que se enfrenta a la uniformación de los sabores y a la estandarización de la gastronomía. ‘Comer despacio’ disfrutando de los productos obtenidos en el entorno local sería una forma de resumir el ideario de este movimiento. Una trasposición de estas ideas, adaptadas la restauración es el concepto ‘kilómetro cero’. Para que un restaurante obtenga esa certificación, debe comprar los alimentos directamente a los productores en un radio inferior a 100 kilómetros y los productos que se adquieren han de ser ecológicos. Su carta debe contener un mínimo de cinco platos con ingredientes que cumplan esas condiciones, pero, además, el resto de los productos utilizados en la cocina y cuyo origen supera esa distancia, deben haber sido obtenidos de forma sostenible. Todo muy bonito, muy verde y muy ‘hippy’. Pero cuidado. Lo ‘verde’ vende, los ‘ecochefs ‘están de moda’ y la cocina ‘tradicional’ vuelve a reinar en los fogones modernos. Son etiquetas que atraen a los clientes y no siempre se usan de forma honesta. No hace mucho supimos que Francia ha decidido imponer la etiqueta ‘fair meson’ (hecho en casa), unas rigurosas condiciones a los restaurantes que ‘vendan’ comida casera, para acabar con el uso de precocinados, alimentos industriales o congelados en sus platos, que luego se venden como caseros. Recuerdo una anécdota contada por el sin par Chicote, cuando preguntó por unas croquetas que se anunciaban en la carta como caseras en un restaurante. «Sí, las compramos hechas y congeladas», le contestaron. «¿Y por qué ponéis ‘caseras’ en el menú?», alucinó el mediático cocinero. «Pues porque viene escrito así en la caja», le dijeron, para su asombro. Si nuestros vecinos franceses, padres de la gran cocina casera, han tenido que llegar a estos extremos, a lo mejor no venía mal en nuestro país –y en nuestra Región– que las autoridades extremaran su celo ‘in vigilando’ más allá de unas formales ‘Q’ de calidad. Porque como las meigas en Galicia, gatos por liebre haberlos, haylos.

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.