Adicciones

Adicciones

No, tampoco es eso. No se trata de meterse un par de rayas por la nariz. De sal. Tiene el mismo color y, molida, el mismo aspecto que la cocaína, pero no lo intenten. Ni eso, ni abusar de ella en las comidas. De la sal. Y es que la Sociedad española de Cardiología ha dado la voz de alarma sobre las consecuencias del excesivo consumo de sal, advirtiendo que, entre otras cosas, favorece la aparición de cánceres de estómago, insuficiencia renal e hipertensión, que, a su vez, lleva a enfermedades cardiovasculares. Así, para acojonar, más bien. Para que a uno le tiemble el pulso cada vez que tira de salero para darle ‘chispa’ a esa ensalada o a esa sosa tortilla francesa. Según los expertos, este gesto tan habitual es una especie de suicidio a cámara lenta. Pero, ¿qué tiene la sal, el cloruro de sodio, para que nos resulte tan difícil prescindir de ella, seguir una dieta hiposódica? Pues aparte de ser la única roca comestible por el ser humano, casi con seguridad el primer condimento que usó el hombre y un elemento que ha jugado un importante papel en varios momentos de la historia, es un compuesto iónico, que según los expertos es tan adictivo como la cocaína. Investigadores de dos universidades estadounidenses han descubierto que la sal y la cocaína, además de algunos opiáceos, inciden en la misma zona del cerebro y provocan el mismo aumento del tamaño y la cantidad de dos proteínas asociadas al placer y la adición. En el caso de los españoles, estamos consumiendo el doble de la cantidad diaria aconsejada, entre 5 y 7 gramos. Pero ojo: no es tanto un problema del humilde salero. El 80% de la sal que consumimos procede de los alimentos precocinados. Nada menos que hasta el 20% está en el pan que comemos diariamente. Y ante esta situación hay dos líneas a seguir, una colectiva y otra individual. La primera viene de la posibilidad de que la propia administración regule el porcentaje de cloruro de sodio contenido en los alimentos precocinados. La individual consiste en reducir la ingesta de sal, disminuyendo el consumo de salsas, conservas, encurtidos y platos precocinados y utilizando otros saborizantes naturales, como especias, hierbas aromáticas, limón y aceite de oliva.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.