He visto cosas...

He visto cosas...

La crisis económica, que según los políticos en el poder y los analistas bien alimentados está empezando a ser superada, algo de lo que la inmensa mayoría de españoles no nos hemos dado cuenta –¡ah, haber estado atentos!, diría algún que otro comisario europeo, de esos que se niegan a bajarse su millonario sueldo–, está produciendo situaciones impensables hace apenas un lustro. Satisfacer esa manía que tenemos los humanos de alimentarnos dos o tres veces al día está resultando una ardua misión para muchas familias, que en los casos menos dramáticos han tenido que refugiarse, con sus hijos a cuestas, en el domicilio de sus padres, de los abuelos de sus hijos, para que, en un acto de prestidigitación magistral, estiren su pensión para alimentar a tres o cuatro bocas más. Los analistas ya les han puesto nombre: las familias ‘sandwich’, en las que conviven tres generaciones, los pocos ingresos los aportan la mayor y el trabajo y la responsabilidad de sacar adelante el grupo recae en las mujeres de la generación intermedia. Otra modalidad ‘sandwich’ es la de la familia compuesta por el o los abuelos, por falta de recursos para alojarse en una residencia, la generación intermedia, y los hijos que, pese a ser mayores de edad no pueden emanciparse. Y hemos dicho en los casos menos dramáticos, porque los hay mucho peores. Hace poco no conseguía entender el trasfondo de una noticia: los bancos de alimentos del Levante español alertaban de que las familias que acudían a su ayuda ya no pedían productos como legumbres, pasta o arroz; buscaban productos que pudieran comerse directamente, sin tener que cocinarlos, tales como yogures o embutidos. Al final, unos cuantos testimonios me lo aclararon: cocinar exige tener agua, y muchas de esas familias no la tienen; exige tener luz y en el mejor de los casos, si se tiene de ambas cosas, cocinar una modesta olla garbancera, exige gastar electricidad o butano. Estamos tan acostumbrados a pulsar un interruptor y que se encienda la luz, a girar la llave del grifo y que salga un chorro de agua, que no nos cabe en la cabeza, en un primer momento, que haya quien tenga que vivir sin eso y que no pueda siquiera cocer un mísero arroz blanco. En España. Compatriotas nuestros.

RECETAS

Pluma ibérica con chalotas

Pluma ibérica con chalotasLimpiamos las plumas del exceso de grasa y salpimentamos, lavamos bien las patatas y las cortamos con su piel en rodajas de 1/2 cm. Las ponemos a confitar en abundante aceite sin que borbotee. Cuando estén blandas las retiramos a una fuente sobre papel ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Legumbres: asustar o no asustar

Legumbres: asustar o no asustarEsa es la cuestión. De toda la vida se ha dicho que hay que ‘asustarlas’, es decir, cortar la cocción un par de veces al principio, para evitar que sean flatulentas, o que la piel se encalle. Bueno, pues dicen los expertos que si uno quiere asustarlas, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011

Bodegas Juan Gil Paraje de la Aragona, Ctra. de Fuentealamo 30520 Jumilla (Murcia) GPS: NORTE 38º 33´ 47´´ OESTE 1º 21´ 1´´ Teléf. 968 435 022 Fax. 968 716 051 info@juangil.es www.juangil.es ...

(+) Más catas de vinos.