La dieta del hielo

La dieta del hielo

Nuestra capacidad para sentir asombro está asegurada por la inclinación de determinados seres humanos a hacer cosas realmente insólitas. Desgraciadamente, el campo de la alimentación, de la nutrición es uno de los caldos de cultivo, al parecer, perfectos para que surjan las mayores estupideces concebibles, en el afán de deshacerse de los kilos que nos sobran sin pagar el precio del esfuerzo y la paciencia necesarios. Y mira que hemos oído tonterías con esto de las dietas. Recuerdo la patrocinada por Rafaella Carra, quien aseguraba, sin asomo alguno de turbación, que todo lo que se ingiera antes de las ocho de la mañana, no engorda. O sea, que encima, hay que madrugar si uno quiere meterse en el cuerpo un entrecot de a medio kilo. O aquella otra llamada dieta Waerland, consistente en no toma otra cosa que agua de manantial. Mira, esa sí que funcionaría… hasta la consunción. Y es que criando malvas se adelgaza mucho. La última tontería que hemos oído, y no la califico así yo, sino cualquier médico serio, es la de los cubitos de hielo. Consiste el tal dislate en comer cubitos de hielo. Como lo oyen. El invento procede de un tal Biran Weiner, quien asegura que hay alimentos que incorporan al cuerpo menos calorías que las que luego gasta en digerirlos. Es decir, que hay alimentos que “descomen”, que restan calorías, en lugar de suministrarlas. Dado que al comer hielo, estamos bajando la temperatura corporal (¿?) –que digo yo que para eso habría que comerse de una sentada un par de bolsas o tres de esas que venden en las gasolineras- éste reaccionará gastando calorías para restablecer el equilibrio. Para redondear la jugada, la tontería se extendió cuando hace unos años trascendió que René Zellwegger, la protagonista de ‘El diario de Bridget Jones’ comía cubitos de hielo para calmar la ansiedad y así evitar ingerir alimentos muy dulces o muy grasos. Ustedes se estarán partiendo la caja de risa, pero hay empresas que comercializan el ‘ice cube’. Y cobran.

RECETAS

Cabra al horno con patatas panadera

Cabra al horno con patatas panaderaTenemos que empezar con las patatas que serán el ingrediente que más tiempo nos lleve. Para ello, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio cm de grosor las ponemos en una fuente resistente al horno, salpimentadas y casi cubiertas de aceite. Tapamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La lumbre

La lumbreEl primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cabra roja

Cabra rojaLa cabra o cabrilla es un pescado es un pescado sabroso de carne dura y nacarada que suele confundirse con el cabracho, aunque éste es mucho más apreciado gastronómicamente. Un inconveniente es que tiene muchas espinas, aunque están dispuestas en zonas ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.