El gin-tonic, en casa

El gin-tonic, en casa

Miedo, depresión, incertidumbre… sentimientos propios de una situación de crisis que se fijan en el subconsciente colectivo y alteran los usos y costumbres y, especialmente, en el terreno del gasto y del consumo, alterando los hábitos de las personas y las familias, encerrándolas en casa. Todo un círculo vicioso, porque estos cambios de hábito tienen a su vez consecuencias económicas en el mismo sentido. En vez de salir de copas o ir a cenar a restaurantes, los españoles invitan a sus amigos y familiares a casa los fines de semana. La moda de los gin-tonic y cócteles autopreparados está en auge, ya sea por necesidad o por gusto. ¿Consecuencia? La hostelería española cerró 7.000 bares y restaurantes en 2013. Nada menos. Es lo que se llama «volver a la madriguera». Por eso, el consumo de bebidas alcohólicas también cayó considerablemente en el último año. Así, en bares y restaurantes cayó un 4% más en 2013, un punto más que el año anterior. Las de mayor graduación fueron las que registraron un descenso más acuciado, con una bajada del 8,8% (lógicamente, las más caras). Sin embargo, el ‘boom’ del gin-tonic es el responsable de que tanto la ginebra como la tónica sean de las pocas bebidas con crecimientos en volumen en 2013, con el 2,1% y el 2,2% respectivamente. Lo que es el marketing. Hace apenas un lustro un gin-tonic era un ‘gintoniz’: ginebra y tónica, Larios y Schweppes, y, como mucho Bombay Sapphire para los más sofisticados, los «entendidos». Pero no hay como adherir un ritual, una liturgia, lo más complicada y esotérica posible a cualquier actividad, dotándola de un cierto aire de misterio solo accesible para los iniciados, para que caigamos como jurelillos en la trampa. Ahora una carta de gin-tonics puede ser más larga que la de vinos y las cosas que le pueden echar a uno en la copa son insólitas. Nada nuevo, esto lo llevan practicando las religiones desde el principio de los tiempos. Ya lo ven: una estrategia tan potente como para vencer a la propia crisis.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.