Rutas

Rutas

La galopante crisis que nos ahoga desde hace años y de la que –según los que nunca la han padecido– estamos saliendo, nos obligó a exprimirnos las meninges y buscar inéditas vías para hacer frente a la depauperación de sectores, entre ellos, el de la restauración. Y una de esas vías, que se ha extendido como un virus, es la de las rutas de la tapa. Y así, no hay ciudad, pueblo, pedanía, aldea o barrio que no haya lanzado su ruta de la tapa. Ya hay hasta asociaciones de vecinos que se lo están pensando. Hay rutas de la tapa en la Región que ya han adquirido solera y que realmente han servido y sirven para promocionar, no solamente el sector hostelero, sino el propio territorio donde se convocan. Es el caso –hay más– por ejemplo, de las de Cartagena y Cehegín. Pero ocurre que hay quien toca de oídas y se queda en la superficie de la partitura y si no se hacen las cosas bien y con un cierto control de calidad de quien las convoca (administraciones locales y asociaciones de empresarios, fundamentalmente) el tiro puede acabar saliendo por la culata. En la Ruta de la Tapa de La Manga del Mar Menor, en un establecimiento nos sirvieron dos tapas: caldero y marinera. Para empezar, se supone que la iniciativa consiste en que cada establecimiento sorprenda al visitante, le muestre las bondades de su cocina y le ‘enganche’ ofreciéndole algo distinto. ¡Caldero y marinera! Pero es que, además, solo aquellos que coincidan dentro de los quince minutos posteriores de la elaboración del arroz tienen la posibilidad de probar algo decente. El resto: una masa informe de textura cercana al engrudo, que es lo que nos ocurrió. Tras la experiencia, dudo que vuelva a ese lugar a comer un caldero. Y luego, la marinera; un prodigio de imaginación… y equivocación. Si el precio es de 2 euros la tapa más bebida, ¿qué calidad de anchoa vamos a esperar, si una buena anchoa ya cuesta el euro? Aquí el problema no es solo del establecimiento en cuestión, que con su pan se lo coma, sino el sector de la restauración y el turismo en general, que en una zona tan turística como esa ‘regala’ a nuestros visitantes con semejantes ‘delicias’ bajo el paraguas de una ruta de la tapa. Responsabilidad y control.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.