La servilleta

La servilleta

Algo tan trivial, tan cotidiano como una servilleta tiene detrás una historia que lleva nada menos que a Leonardo Da Vinci (1452-1419). Escultor, científico, astrónomo, biólogo, físico, matemático… ha pasado a la Historia como paradigma del hombre del Renacimiento y su figura ha sido objeto de miles de estudios y ensayos. Entre sus facetas menos conocidas está su gran afición a la cocina, que le llevó a inventar mil y un ‘gadgets’, diríamos ahora, propios del menaje culinario. De hecho, ofició, durante un tiempo como maestro de festejos y banquetes –lo que hoy llamaríamos director de alimentos y bebidas– de Ludovico el Moro, señor de Milán. En las ‘Anotaciones de cocina’ recogidas en el Códex Romanoff, se espanta –creemos que más bien con razón– de la costumbre de su señor de amarrar ¡conejos! a las sillas de los convidados a su mesa «para que puedan limpiarse las manos sobre los lomos de las bestias». Es una cruda aproximación a las «curiosas» costumbres de urbanidad de su tiempo. Un buen día, Leonardo observó el lamentable estado en el que quedaban los manteles de su señor, tras una de esas juergas, así que se puso a pensar. «He ideado que a cada comensal se le dé su propio paño, que, después de ensuciado por su mano y su cuchillo, podrá plegar para, de esta manera, no profanar la apariencia de la mesa con su suciedad». Total que acababa de inventar la servilleta, o el mantel individual, o las dos cosas en una. Claro que, como ocurrió con muchos de sus inventos, adelantado a su época, tampoco en esto fue entendido. Según dejó escrito el embajador florentino en Milán, cuando Leonardo dispuso en un banquete tales paños, «nadie sabía cómo utilizarlos. Algunos se dispusieron a sentarse sobre él, otros se sirvieron de él para sonarse las narices, otros más envolvían con él las viandas que escondían en las faltriqueras».
De ahí al uso de servilletas de papel desechables, que se popularizó en EE UU en la década de los 50, han cambiado mucho las cosas. Afortunadamente, también la costumbre de limpiarse las manos en el lomo de un conejo .

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.