Salsas

Salsas

¿Qué sería de la cocina sin las salsas? De su importancia a lo largo de la historia da fe el hecho de que muchas de ellas fueron creadas o descubiertas por personajes de cierta relevancia social en su época. Una de las más conocidas, nuestra salsa mahonesa, fue difundida a todo el mundo nada menos que por uno de los personajes más controvertidos y poderosos de su tiempo, s. XVIII, el Conde de Richelieu –sí, si, el de los tres mosqueteros. La mezcla de yema de huevo y aceite de oliva era una preparación popular en Menorca y es allí, en el puerto de Mahón, donde el conde –que visitaba la isla para encontrarse con una amante- la conoció. En un alarde de imaginación la llamó «salsa de Mahón». La salsa Worcestershire es obra del británico Sir Marcus Sandys, que, al mediados de XIX, al regresar a las islas, tras su destino como gobernador de Bengala, se trajo unas muestras de una mezcla de especias que adobaban muchos platos indios. Ya en su finca de Worcester, encargó a dos químicos, uno de ellos llamado William Perris, que le preparasen botellas para su uso particular. Al final, el nombre del químico resultó más fácil de pronunciar, y se quedó en Salsa Perris. La historia de la salsa Española, que con el nombre de ‘demi-glace’ se convirtió en una de las grandes salsas… de la cocina francesa, se remonta al 18 de octubre de 1615, día en el que se celebraron en Burgos las bodas de Luis XIII de Francia con la que acabó llamándose Ana de Hasburgo. La Reina se llevó a Francia a algunos cocineros españoles que con su salsa de carne triunfaron en la corte. De nuevo Richelieu fue uno de los primeros en advertir las bondades de la preparación. Un chorizo, este Richelieu. Salsas como la de tomate o la salsa ketchup no habrían sido posibles de no ser por Thomas Jefferson, uno de los primeros cultivadores de tomate de EU UU y considerado como la persona que les restituyó la buena fama (por la cuenta que le traía). Y es que hasta 1790, los colonos de América creían que eran más peligrosos que el peor de los venenos. Desde el ‘garum’ de los romanos hasta las salsas gelificadas de la cocina de vanguardia ha llovido mucho, pero el objetivo siempre fue el mismo: el sabor.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.