El salario

El salario

La sal es el condimento más antiguo usado por el hombre. Desde los albores de nuestra especie, los primeros humanos no solo buscaron la cercanía de fuentes de agua. También comprendieron pronto la importancia de contar con depósitos de sal accesibles: la sal es necesaria para el organismo humano y además conserva los alimentos, lo que favoreció el abandono del nomadismo y la aparición de los primeros asentamientos humanos. La sal y el fuego son dos elementos clave en el discurrir de la historia del hombre.
Después, la sal ha sido moneda de cambio, impuesto y salario –el término salario, derivado del latín ‘salarium’, proviene de sal y deriva de la cantidad de sal que se le daba a un trabajador, en particular, a los legionarios romanos, para poder conservar los alimentos. Ha sido objeto de especulación y motivo de guerras. Su capacidad para proteger los alimentos de la descomposición provocó que muchos pueblos primitivos le concedieran un carácter sagrado. Y ahora, en las sociedades desarrolladas, opulentas (está por ver por cuánto tiempo) la sal se ha convertido en el silente enemigo que acecha nuestra salud. Los españoles tomamos de media 9,8 gramos de sal a día, según un informe de la Federación Española de Nutrición, es decir, casi el doble de los cinco gramos que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Cinco gramos de sal viene a ser una cucharada sopera colmada. Pero ojo, si va usted a calcular la sal que toma al día no debe contar exclusivamente los ‘pellizcos’ que le pone los guisos. El sodio, que es el componente peligroso, nos entra por otras vías: cubitos de caldo, sopas preparadas, salsas, aperitivos, condimentos de todo tipo... Incluso el pan contribuye de forma importante al aporte de sodio. Y el asunto no es baladí. Se calcula que 2,5 millones de personas mueren al año por complicaciones relaciondas con el consumo excesivo de sodio. Así que, ya saben: aquí también tendremos que recortar… el salario. Aunque, en este caso, por nuestro bien.
Cosas de la crisis.

RECETAS

Cabra al horno con patatas panadera

Cabra al horno con patatas panaderaTenemos que empezar con las patatas que serán el ingrediente que más tiempo nos lleve. Para ello, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio cm de grosor las ponemos en una fuente resistente al horno, salpimentadas y casi cubiertas de aceite. Tapamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La lumbre

La lumbreEl primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cabra roja

Cabra rojaLa cabra o cabrilla es un pescado es un pescado sabroso de carne dura y nacarada que suele confundirse con el cabracho, aunque éste es mucho más apreciado gastronómicamente. Un inconveniente es que tiene muchas espinas, aunque están dispuestas en zonas ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.