Ser, comer

Ser, comer

El filósofo y gastrónomo Jean Anthelme Brillat-Savarin dijo aquello de «Dime lo que comes y te diré quién eres». Que somos lo que comemos es algo que tiene muy claro cualquier antropólogo. Comer carne está impreso en nuestros códigos ancestrales como especie humana, porque desempeña un papel central en la fisiología de la evolución de nuestra especie. De hecho, el cerebro de los homínidos empezó a hacerse más grande y complejo, en los albores de la evolución humana, cuando el gasto energético dejó de dirigirse en gran parte hacia el estómago, que lo necesitaba para digerir la dieta vegetal de nuestros antecesores. Ese excendente de energía, gracias a que la carne es más digerible y se conforma con un sistema digestivo menos exigente, pudo ser aprovechado por el cerebro. El cambio de alimentación fue el trampolín evolutivo hacia la especie humana. Con el descubrimiento del fuego y el consecuente de la cocción de los alimentos, mejoró radicalmente la dieta de los homínidos y la carne se hizo aún más digerible. Técnicas como el ahumado permitieron conservar las carnes que cazaban y ganar así en autonomía: dejaron de depender de lo que cazaban en el momento y comenzaron a enriquecer su primitiva ‘despensa’.
Ahora, esa directa relación entre comer y ser, se ha comprobado también en el caso del ‘mejor amigo del hombre’. Lo primeros perros podrían haber sido lobos que, a falta de presas, hurgaban en las basuras de las granjas.Así, estos animales carnívoros empezaron a sustituir su dieta por otra de hidratos de carbono, según un estudio que acaba de publicar ‘Nature’. Ese cambio en la alimentación, dicen los expertos, fue fundamental en la evolución del animal salvaje. Finalmente, grupos de lobos acabaron dependiendo de esa nueva dieta, lo que contribuyó notablemente a su proceso de domesticación y a aparición de un animal distinto: el perro.
Recuérdenlo cada vez que se metan un chuletón entre pecho y espalda, o saque a pasear a su mascota.

RECETAS

Alcachofas guisadas al jerez

Alcachofas guisadas al jerezSofreímos el ajo y la cebolla bien picados. Cuando se ponga transparente añadimos los tomates, pelados y troceados groseramente. Dejamos cocer a medio tapar a fuego lento. Mientras, limpiamos las alcachofas y las dejamos en los corazones que partiremos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Basura

BasuraSi usted hace la compra con cierta asiduidad, se habrá dado cuenta de que una vez desembalados los productos para su organización en la despensa y el frigorífico, ha llenado una bolsa de basura con plásticos, cartones y poliuretanos mil... o una buena ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Maridaje con alcachofas

Maridaje con alcachofasEsta verdura es la gran pesadilla para los sumilleres. So notas amargas y la sensación de astringencia que provoca casa muy mal con los vinos blancos o tintos ya que su combinación deriva en un desagradable sabor metálico. Pero todo tiene arreglo. Las ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Carrascalejo Rosado natural 2003
Carrascalejo Rosado natural 2003

Bodegas Carrascalejo, SL Finca Carrascalejo 30180 Bullas

(+) Más catas de vinos.