Refranero

Refranero

Más cornás da el hambre» Esta era la explicación que daba el muletilla que en la España franquista recorría las plazas de los pueblos jugándose la vida en busca de una oportunidad. El dicho es certero. Que el hambre es más mortal que la cornada de un morlaco lo demuestran los millones de personas que a estas alturas se siguen muriendo de hambre. Las ciencias adelantan que es una barbaridad, pero son incapaces de acabar con ciertas barbaridades.
Realidades insoportables al margen, el hambre –el hambre de solemnidad– siempre ha sido un referente histórico y literario. El género humano no ha dejado de pasar hambre desde que andaba por las ramas de los árboles lleno de pelo comiendo lo que pillaba. Y esas tribulaciones han pasado a nuestro imaginario colectivo. La escena de Charles Chaplin comiéndose una bota, sorbiendo los cordones como si de espaguetis se tratara en La quimera del oro, es uno de los hitos de la representación del hambre canina.
Qué decir del quevediano Buscón con esa definitiva imagen del hambre: «Comieron una comida eterna, sin principio ni fin; trajeron caldo en unas escudillas de madera, tan claro, que en comer en una de ellas peligrara Narciso más que en la fuente». De la España de Cervantes procede el dicho «reunión de pastores, oveja muerta», que venía a referir cómo aquellos aprovechaban un animal que se desgraciaba para complementar su magra dieta a base de pan duro y queso, haciendo con ella una caldereta. Y qué decir de la figura del estanciero, que recorría las calles alquilando por horas huesos de jamón con los que dar algo de sustancia a las raquíticas ollas. Del hambre que se pasó en este país no ha mucho tiempo da cuenta Carpanta, el famoso personaje de tebeo creado por el dibujante español José Escobar Saliente, y que apareció por primera vez en la revista Pulgarcito en 1947. En fin: siempre queda el consuelo del refranero: «El comer mató a muchos, el hambre casi a ninguno». Aserto que demuestra que los refranes... son cosa de pobres.

RECETAS

Escalopines con piperrada

Escalopines con piperradacazuela o sartén amplia al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Sofreímos las cebollas cortadas en juliana muy fina con una pizca de sal. Cuando empiece a dorarse (unos 30 minutos) se añaden los pimientos cortados en tiras finas y seguimos sofriendo ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

A la carta

A la cartaSomos como comemos. No hay duda de la certeza de este aserto. Por eso, quizá la atención que los historiadores prestan a esta actividad concreta de las civilizaciones humanas no haya sido suficiente. Y por eso quizá llamen tanto la atención las iniciativas ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Escalopes perfectos

Escalopes perfectosPara lograr que los escalopines queden perfectos, manteniendo su forma, ayudados de una tijera les haremos unos pequeños cortes en los laterales. Eso evitará que, al contacto con el calor, los músculos de la carne se contraigan, perdiendo su forma y

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.