Érase una vez

Érase una vez

Érase una vez

Hace 10.000 años, minuto arriba, minuto abajo, se produjo uno de los grandes acontecimientos de la historia de la alimentación humana. Había terminado la última glaciación (hasta ahora), aunque seguía haciendo un frío que pelaba y nuestros predecesores habían conseguido hasta entonces el alimento de la caza y la recolección. Pero, en lo que se llama la revolución neolítica, empezaron a domesticar animales y a cultivar la tierra. El nacimiento de la ganadería y la agricultura pronto produjo excedentes y estos se intercambiaron por otros artículos manufacturados, naciendo el comercio y el mercado (no los malditos ‘mercados’, aún no hemos llegado a eso), lo que llevó a la invención del dinero, luego de las ciudades, después de los estados, más tarde de los imperios... y, por fin ahora sí, a la tiranía de los mercados. Hay que ver, la que se ha liado con la tontería de cultivar plantitas.
En fin, el caso es que lógicamente fue evolucionado de forma paralela la manera de adquirir los productos. En el Neolítico, como aún no tenían tarjetas de crédito, los excedentes de una aldea se cambiaban por los de otra, o se exponían públicamente en una economía de trueque. Nuestros actuales mercadillos de verduras son un trasunto de aquél comercio directo y sin intermediarios. En la Edad media se extendieron en Europa las ferias, como una manera de poner en contacto a demandantes y ofertantes, y ahí están nuestros modernos recintos feriales, herederos de aquellos. Pero, para evitar el desabastecimiento entre feria y feria, se crearon almacenes donde se podían conseguir esos productos en cualquier momento, naciendo así el comercio minorista tal y como lo entendemos hoy: la tienda. La cosa se fue complicando y nacieron los supermercados y, más tarde, las grandes superficies. Ahora, un porcentaje cada vez mayor de consumidores hacen la compra on-line. Sí que han dado de sí 10.000 años, si.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.