Bostezos

Bostezos

Bostezos

Bostezar en público sin taparse la boca, permitiendo que nuestros interlocutores nos vean por ella hasta los higadillos, es considerado en nuestros tiempos signo de poca urbanidad. Sin embargo, en origen, la costumbre de colocar la mano delante no tenía por objeto evitar la exhibición de caries, ni demostrar buena crianza. Antes bien, era un gesto provocado por el miedo a que, en una de esas descontroladas exhalaciones, el alma, es decir, la vida, se nos escapara del cuerpo.

Naturalmente, es inútil reflexionar acerca de la lógica de las costumbres nacidas de supersticiones o creencias religiosas, porque, la verdad es que el método de colocar la mano para evitar que el alma se nos fuera volando, no parece muy eficaz. Pero no debemos deducir por ello que nuestros antepasados eran unos ociosos que ocupaban su tiempo en inventar tonterías de este calibre.

En la antigüedad, la mortalidad infantil era muy alta. Y los médicos la relacionaban con el hecho de que los bebés bostezaban continuamente... sin taparse la boca. Los médicos llegaron a recomendar a las madres que se mantuvieran vigilantes durante los primeros meses de vida de sus hijos para hacerlo por ellos.

Pero hay más: cuando bostezamos, además de taparnos la boca solemos pronunciar una frase de excusa. Otra vez, un signo de buena educación con una motivación en sus orígenes muy diferente. El hombre antiguo pedía perdón cuando bostezaba porque estaba exponiendo a sus vecinos al contagio de enfermedades, en unas épocas en las que la población era devastada cada cierto tiempo por diversas epidemias. Había observado que la acción de bostezar era contagiosa para quien la presenciaba. Y dedujo que, si el bostezo era un riesgo para quien bostezaba, ese riesgo podía transmitirse también a los demás.

Así que, ya saben, aunque estemos convencidos de que cuando bostezamos el alma no se nos va a ir por la boca -todo lo más la fuerza, especialmente a algunos políticos y presidentes de equipos de fútbol-, ni vamos a exportar enfermedades sin cuento, sigamos tapándonosla. Sobre todo si acabamos de comernos una tosta de cabrales.

RECETAS

Cabra al horno con patatas panadera

Cabra al horno con patatas panaderaTenemos que empezar con las patatas que serán el ingrediente que más tiempo nos lleve. Para ello, las pelamos y las cortamos en rodajas de medio cm de grosor las ponemos en una fuente resistente al horno, salpimentadas y casi cubiertas de aceite. Tapamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La lumbre

La lumbreEl primer homínido que se encontró con el fuego –probablemente de forma accidental, por la acción de un rayo– se quemó. Y el primero que puso un trozo de carne (que no fuera la suya) a la acción del fuego, descubrió la cocina. Se dice que el primer asado ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cabra roja

Cabra rojaLa cabra o cabrilla es un pescado es un pescado sabroso de carne dura y nacarada que suele confundirse con el cabracho, aunque éste es mucho más apreciado gastronómicamente. Un inconveniente es que tiene muchas espinas, aunque están dispuestas en zonas ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Olivares Dulce Monastrell 2000
Olivares Dulce Monastrell 2000

Bodegas Olivares, SL Vereda Real, s/n Jumilla Tf. 968 780 180 Fax. 968 756 474 e-mail: Bodolivares@eresmas.com

(+) Más catas de vinos.