Mr. Tupper

Mr. Tupper

Mr. Tupper

Hubo un tiempo, en el despertar del desarrollismo de este país, en el que, junto con los polos de promoción industrial, apareció otro de los pilares del progreso: los tuperware. Hasta la década de los 60 a un recipiente hermético que servía para transportar alimentos, lo habíamos denominado fiambrera.

¿Se acuerdan; aquellas metálicas, redondas, de dos colores, azul y cobre?. Ahora, del otro lado del Atlántico nos llegaban los tupperware, o sea, que diríamos aquí : los «táper». En aquellos tiempos, ejércitos de amas de casa se reuniían en domicilios, cafeterías o centros sociales en orgías de polietileno; reuniones de ventan inventadas por el tambien inventor del ingenio: mister Earl Tupper, un probo ciudadano de Massachussetts.

Este avispado individuo, un químico de profesión, captó enseguida las posibilidades de un nuevo mateiral: el polietileno. En el año 1945 produjo su primer artículo de esa sustancia: un recipiente para baño de sólo doscientos gramos de peso. La belleza de su diseño sin rebordes, su bajo costo y su aparente indestructibilidad impresionaron a los compradores de los grandes almacenes.

60 años después no podemos vivir sin los tupper. Haga una prueba e intente contar los que tiene en su casa. Pues bien, no sólo eso. Los tupper vuelven con fuerza aliados con otro gran invento: el microondas. Los españoles realizamos el 12% de nuestras comidas fuera de casa. Sin embargo, esta cifra no se corresponde con los ingresos de los restaurantes. Y es que cada día son más los trabajadores que se llevan la comida a la oficina. Y se hace así por varias razones: es más barato que comer de restaurante, es más sano, y en muchas ocasiones es la única posibilidad que el horario le deja al trabajador. La proliferación de aparatos microondas en oficinas y centros de trabajo ha ayudado a esta resurrección del envase de polietileno.

Si mister Tupper levantara la cabeza –la tiene bajo tierra desde 1983– estaría orgulloso del camino recorrido por su invento: del calor hogareño a su presencia en todas las actividades humanas de ocio y trabajo.

Bueno, en casi todas.

RECETAS

Pluma ibérica con chalotas

Pluma ibérica con chalotasLimpiamos las plumas del exceso de grasa y salpimentamos, lavamos bien las patatas y las cortamos con su piel en rodajas de 1/2 cm. Las ponemos a confitar en abundante aceite sin que borbotee. Cuando estén blandas las retiramos a una fuente sobre papel ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Legumbres: asustar o no asustar

Legumbres: asustar o no asustarEsa es la cuestión. De toda la vida se ha dicho que hay que ‘asustarlas’, es decir, cortar la cocción un par de veces al principio, para evitar que sean flatulentas, o que la piel se encalle. Bueno, pues dicen los expertos que si uno quiere asustarlas, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011
JUAN GIL MOSCATEL SECO 2011

Bodegas Juan Gil Paraje de la Aragona, Ctra. de Fuentealamo 30520 Jumilla (Murcia) GPS: NORTE 38º 33´ 47´´ OESTE 1º 21´ 1´´ Teléf. 968 435 022 Fax. 968 716 051 info@juangil.es www.juangil.es ...

(+) Más catas de vinos.