Congelados

Congelados

Empleado de una empresa de congelación / LV

Todos los años cuando se van acercando las fechas navideñas, se produce el mismo debate: pescado fresco o congelado. La subida de los precios propia de la fuerte demanda convierte el producto fresco en un lujo prohibitivo para muchos bolsillos. Siempre aparecen, además, en este debate, los presuntos gourmets, gastrónomos de pacotilla que no distinguen una merluza de una pescadilla, pero que afirman sin empacho las exquisitas virtudes que adornan su paladar.

Pues bien, si el producto congelado es de primera calidad, se descongela adecuadamente y se respetan los tiempos de cocción, el resultado es magnífico. Es mas, afirmo, arriesgándome a que algunos puristas me pongan de chupa de dómine, que un buen pescado congelado, en esas condiciones, puede pasar por fresco siempre y cuando no hagamos una comparativa, es decir, lo pongamos uno al lado del otro y los consumamos a la vez.

Tanto es así, que muchos restaurantes presentan al consumidor –sin advertirlo– productos que han sido previamente descongelados y que lo dejan a uno encantado. Lo que no deja de ser un fraude, sin embargo.

La verdad es que aunque se vaya eliminando poco a poco, el pescado congelado mantiene aún alguna mala fama, debido sobre todo a que hace más de 30 años, cuando arrancó esta técnica, los sistemas de congelación no permitían mantener correctamente la cadena del frío y los productos perdían calidad en el proceso.

Pero sobre todo debemos tener en cuenta un par de cosas: primero, si hemos comprado un pescado o marisco congelado de primera calidad, debemos descongelarlo adecuadamente o nos lo cargaremos. Nada de microondas. En la parte del frigorífico menos fría la noche anterior.Y segundo: es un error comprar pescado fresco para luego congelarlo en casa. Para que la congelación sea buena y mantenga las características del producto intactas ha de ser muy rápida y eso sólo se logra en procesos industriales. Eso si, tiene una ventaja este método, conocemos nosotros de primera mano el producto que hemos congelado.

Así que ya saben: eliminen los viejos prejuicios sobre los congelado. Sus bolsillos se lo agradecerán. Además, salvo que usted sea pescador o millonario o el hijo de jacques Cousteau comer un pescado o un marisco recién extraído del mar se está convirtiendo cada vez más en una imagen mítica.

RECETAS

Lasaña de berenjenas y manitas

Lasaña de berenjenas  y manitasA las manitas: olla exprés al canto con todos los ingredientes, añadimos el agua, sin que llegue a cubrir, tapamos y cuando empiece a sonar la válvula de seguridad contamos 45-50 minutos. Dejamos templar, deshuesamos y picamos. Cortamos las berenjenas ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Kilómetro 0

Kilómetro 0Hace unos días un buen amigo me regaló unos aguacates cogidos de su jardín. Grandes, lisos y brillantes, duros. Tras unos días de maduración a temperatura ambiente, los probé y... probé la felicidad: una delicadísima carne, tersa y mantecosa, con un

(+) VER MAS.
TRUCOS

Rellenos de lasaña

Rellenos de lasañaLas posibilidades para el relleno o farsa de una lasaña son infinitas: el límite es la imaginación del cocinero: desde rellenos de diferentes carnes, de pescados y mariscos, de verduras y setas y hongos... hasta la idea de la lasaña como cocina de aprovechamiento, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
Casa de la Ermita tinto joven 2001
Casa de la Ermita tinto joven 2001

Casa de la Ermita Paraje El Carche. Jumilla

(+) Más catas de vinos.