La dorada, delicia marina

La dorada, delicia marina

Imagen del producto / LV


Los extranjeros que nos visitan suelen decir que el español siente una extraña inclinación por el pescado; señalan que, a pesar del alto precio que puede alcanzar, lo llegamos a consumir como si se tratara de un alimento ritual. No cabe duda de que en tal actitud influye nuestra situación geográfica: no solamente gozamos de un extenso litoral, sino que también se dan en él diferentes variedades de paisajes marítimos y de aguas; y, con ello, abundancia de especies marinas.

Sabemos que los árabes, ocupantes durante ocho siglos de parte de la Península, tenían en gran estima a los pescados. La proverbial fantasía de esa raza fue aplicada en muchos de los platos de pescado de carácter suntuoso que preparaban, creando complejas combinaciones de texturas y aromas coloristas.

Nuestra afición a saborear la mayor variedad posible de especies marinas tiene, pues, un arraigo secular. La demanda de los consumidores y comerciantes es tan antigua que hay datos del siglo VII que refieren las proezas de los pescadores que se adentraban muchas millas en las peligrosas aguas del norte del Atlántico para pescar ballenas. Y en el siglo XI se desplazaban hasta las costas de Islandia y Escocia para capturar bacalao. No es de extrañar la inclinación por un alimento tan preciado, que revela tantas añoranzas marinas.

Por eso, a lo largo de nuestra historia, los tratados de cocina han ofrecido multitud de recetas de pescados, siempre con variaciones impuestas por la estacionalidad y la región. Recetas que abarcan una lista interminable de preparaciones tradicionales.

Por eso, ahora, y como producto de temporada, presentamos un pescado, la dorada, con el que se pueden preparar platos distintos y originales, con toda la esencia del mar. Si cada mes trae su pez, los días primaverales nos traen, entre otros, la dorada, exquisita en cualquier mesa.

Se trata de un pescado blanco o magro, de color grisáceo y tonos amarillentos, dorados o plateados hacia el vientre, de lo que se deriva su nombre. Busca Isusi la llamaba «la dama de nuestras costas» por su hermosura, y Capel, en su Manual del pescado, dice que por su aspecto podría compararse a una odalisca marina cargada de abalorios.

Su consumo es tan antiguo que el griego Arquestrato ya recomendaba «asarla entera, aunque mida diez codos». Admite numerosas preparaciones: al horno, con un poco de aceite de oliva; en salsa, como la tomaban los griegos, acompañada de frutas; estofada con verduras, y asada a la sal. Ese lecho salino en el que se cocina hace el milagro de ofrecernos sus carnes dulces, jugosas, riquísimas. Se puede servir con salsa mayonesa u holandesa, con patatas o, simplemente, con ajo y aceite


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Marmallejo Monastrell Crianza 2004
Marmallejo  Monastrell Crianza 2004

BODEGAS FERNANDO CARREÑO C/ Ginés de Paco, 22 30430 Cehegín Tf. y Fax: 968 740 004

(+) Más catas de vinos.