La lubina, sutil y refinada

La lubina, sutil y refinada

Imagen del producto / LV

La lubina o róbalo, como también se la llama, deriva su nombre del latín lupus, lobo, por ser, como este animal, depredador y carnicero. Devorador insaciable, con su boca hendida, suele alimentarse de pequeños crustáceos y quisquillas. De ahí su sabor sutil y refinado.

Con un cuerpo estilizado y esbelto y un lomo de un tono gris azulado, pertenece al mismo grupo de peces que el mero y, aunque se pesca todo el año, en nuestros mares es preferentemente pescado primaveral, siendo su mejor época para el consumo la que va de marzo a junio.

Habita en el Atlántico norteño, en el Cantábrico y en el Mediterráneo, de manera que resulta muy común en nuestras costas gracias a su poder de adaptación. Concretamente, abunda en las aguas del País Vasco, donde se la conoce en euskera como lupia.

Desde hace algunos años se cría también en diversas piscifactorías españolas y extranjeras, lo que ha permitido que su compra sea mucho más asequible. Pero los gourmets más exigentes, opinan, claro está, que las lubinas así engordadas, poco tienen que ver con las capturadas en el mar, aquellas tildadas en el mundo marinero como privilegio del océano, dada su exquisitez. Además, está considerada uno de los cuatro mosqueteros de la cocina del pescado, junto con la merluza, el rodaballo y el lenguado.

Manjar de emperadores

Pero lo que resulta curioso es que, hasta hace bien poco, nuestra cocina no le había dado la importancia que merece. Actualmente, la lubina se está prodigando, siendo plato obligado en cualquier restaurante vasco que se precie. Seguramente fue Pedro Subijana, con su espléndida lubina a la pimienta verde, quien borró su etiqueta de pescado de enfermos, allá por los años 1977 y 78. Y empezó a tratarse su carne blanca y firme con nuevos sabores: azafrán, hinojo, pimienta verde, tomillo, calvados, algas, salvia, menta, txakoli, estragón...

Tiene renombre internacional la cocción a la papillote, preparación que fue inventada por el cocinero del Papa León III (s. VIII) y que fue servida en la coronación del emperador Carlo Magno. En tiempos más próximos, una de las grandes versiones de Paul Bocusse fue la lubina hojaldrada. También derrocha gusto asada entera o en lomos al honor, con aceite y hierbas aromáticas.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
CRÁPULA 2008
CRÁPULA 2008

CRÁPULA VINOS Gabriel Martínez Valero Wine Manager Teléf. 662 380 985 968 781 855 e-mail: gmartinez@vinocrapula.com

(+) Más catas de vinos.