Tropical e invernal piña

Tropical e invernal piña

Imagen del producto / LV

Bajo la denominación de frutas tropicales se engloba a una serie de productos fáciles de encontrar hoy día en nuestros mercados: chirimoya, aguacate, lima, mango, kiwi, papaya, piña y un largo etcétera. Ocurre que la piña ­una de las más bellas frutas que nos ofrece la naturaleza­ es, además, típica del invierno. Su porte señorial le ha conferido el título de reina de las frutas tropicales. Los indios brasileños la llamaban ananas, palabra que significa perfume, pero fueron los españoles quienes, tras el descubrimiento de América, la bautizaron como piña, debido a su parecido externo con las piñas que producen los pinos. Tal denominación fue admitida por los ingleses, que la llaman pine-apple, al igual que en Norteamérica.

Es una de las frutas que más se consumen en Navidad, pues sienta bien después de una gran comilona. Además de su delicioso sabor, su gran frescura y su riqueza en vitamina C, sales minerales, fibra y azúcar, tiene reconocidas cualidades digestivas. Estas propiedades se deben a la presencia de una enzima que disuelve las proteínas y ayuda a hacer la digestión. Desde el punto de vista energético, tan sólo contiene 50 calorías por cada 100 gramos. Por supuesto, como todas las frutas, la mejor piña es la fresca. Cuando se compra, debe estar bien madura y fragante, siendo las pequeñas de sabor más delicado que las grandes.

Sola o al natural

Tiene muchísimas utilizaciones en la cocina. Sola, al natural o acompañada, imprime su peculiar sabor agridulce. A las ensaladas les va estupendamente, porque les añade un toque exótico y, a la vez, refrescante. También puede intervenir en muchas preparaciones de rellenos y como guarnición de carnes de cerdo, pavo e incluso pollo. A todas ellas les confiere un toque original.

En estos días de invierno, una piña rellena de crema y gratinada al horno, de la forma que indicamos a continuación, es un postre que seguro que convencerá a todos.

La receta es la siguiente: Se cortan las piñas en dos (para seis personas, tres piñas); se vacía la pulpa y se coloca ésta en una fuente de horno: Luego se espolvorean 200 gramos de azúcar en polvo y la ralladura de medio limón, y se hornea a 150º C durante unos veinte minutos, rociando de vez en cuando con el jugo que va soltando.

A continuación, escurrir la pulpa de las piñas y cortarlas en láminas finas. Repetir en las medias piñas vacías. Batir diez yemas de huevo, la ralladura de limón y unos cuatro decilitros de agua hasta que blanqueen las yemas. Poner a fuego suave unos minutos, removiendo para que no hierva. Rellenar las piñas con esta crema, gratinar durante un minuto y servir.



Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.