Pimientos, poco calor y mucho sabor

Pimientos, poco calor y mucho sabor

Pimientos

Ahora es tiempo de pimientos frescos, incomparablemente mejores que los de conserva, a los que sólo procede echar mano como salvavidas gastronómico. Y a nada que nos queramos agasajar, será preciso adquirir unos cuantos del cristal, piquillo, pico, morrones, etc. Lo importante es que sean frescos. Después de lavarlos, por aquello de los insecticidas –es mejor limpiarlos con un trapo húmedo y secarlos–, se depositan en una bandeja de horno. Se introducen en éste cuando ha alcanzado los 100 grados –nunca por encima– y se dejan hacer durante siete horas. No es preciso darles la vuelta.

Tampoco hay que preocuparse por el tiempo: los pimientos no se quemarán, incluso, si se retrasa usted sesenta minutos más. Es posible que salgan todavía más concentrados, ya que, al deshidratarse, queda la esencia.

A continuación, se sacan y eliminan el rabo y la piel, que saldrá de una vez. Luego, hay que despepitarlos minuciosamente y sazonarlos con sal: los pimientos están listos para aliñar con una suave vinagreta. También pueden hacerse unos minutos más en la sartén con un poco de aceite; todo depende de que los queramos emplear como ensalada, con unos huevos con patatas fritas o como guarnición de una chuleta.

No hay sistema más seguro ni con mejor resultado para los pimientos rojos frescos. Así se mima el producto.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Valtosca 2002
Valtosca 2002

Propiedad Vitícola Casa Castillo. Ctra. Jumilla - Hellín, km. 15 Jumilla

(+) Más catas de vinos.