Los membrillos, el fruto de Afrodita

Los membrillos, el fruto de Afrodita

Membrillos

El membrillo es una fruta extraña. Cuando están maduros, sus tonos amarillos dorados y sus formas irregulares, entre manzana y limón, han atraído a los pintores, que han plasmado con ellos magistrales naturalezas muertas. Su perfume delicado parece invitar también a morderlos, buscando una deliciosa pulpa. Sin embargo, el bocado sería decepcionante, porque su carne cruda es granulosa y un tanto amarga y no produce ningún placer. Hay que asarlo o cocerlo para que pierda su acritud y desarrolle todo su potencial aromático.

Aunque se trata de un árbol bastante adaptable –hay abundantes variedades de membrillo que malviven en nuestro clima templado–, su hábitat natural es el Oriente Medio, en tieras calientes y secas. Los antiguos griegos los conocían como el fruto de Afrodita, la diosa del amor. Los mejores. según ellos, eran los cultivados en Cydonia, ciudad de la isla de Creta de donde procede su nombre científico, Cydonia oblonga.

Remontando más la historia, hay quién defiende que el misterioso fruto del Jardín del Edén, que Adán ofreció a Eva, no fue una manzana, sino un dorado membrillo deliciosamente perfumado. Si se acepta que el Edén estaba situado en Mesopotamia, hay muchas probabilidades de que crecieran membrillos y no manzanos en esas latitudes.

Además de sus deliciosos sabores y aromas, el membrillo encierra una cantidad importante de pectina en sus pieles y pepitas, lo que confiere a las salsas y mermeladas confeccionadas con ellos una textura mucilaginosa muy agradable. Por esto, cuando se cocinan, no se deben descartar las peladuras y semillas, que se encierran en un atadijo durante la cocción y se retiran al final.

Los membrillos acompañan muy bien a los estofados de caza y carnes rojas. Pero, probablemente, la manera más conocida de prepararlos es en forma de dulce o carne de membrillo, que en algunas regiones de España se conoce como codoñate. Son famosas las tartas rellenas con este dulce y salpicadas de almendras picadas, especialidad de los mejores restaurantes de Europa y América.

Codoñate

Pelar y partir en cuatro, 750 g. de membrillos. Retirar las pepitas y guardar la mitad en una bolsita. Cortar en juliana el resto de la pulpa. Poner en una cazuela 3 tazas de agua con 3 de azúcar y hacer que hierva revolviendo hasta disolver. Añadir la juliana de membrillo, 2 palos de canela, 2 clavos, y la bolsa de las semillas.

Hervir suavemente revolviendo de vez en cuando durante 45 minutos. Retirar la cazuela del fuego y dejar que repose cubierta durante 8 horas. Volver a cocer suavemente durante 15 minutos más. Retirar la bolsa, los clavos y la canela y mezclar el zumo de medio limón. Hervir 2 minutos, espumar fuera del fuego y dejar que se enfríe.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Valtosca 2002
Valtosca 2002

Propiedad Vitícola Casa Castillo. Ctra. Jumilla - Hellín, km. 15 Jumilla

(+) Más catas de vinos.