Aguacate: mantequilla de la selva

Aguacate: mantequilla de la selva

Aguacate

Hace tan sólo quince o veinte años que el placer de comer y degustar frutas tropicales sólo podía hacerse en el lugar de origen. Pero ahora, gracias a la mejoría del transporte y a haberse aclimatado varias de ellas en otros países, muchos de esos frutos los podemos tener en la mesa a las pocas horas de ser recolectados. Todos ellos constituyen una colección de un tentador aroma y sabor embriagador.

Enumerarlas a todas podría crear una confusión de nombres (babaco, kiwano, tamarillo, mango, papaya, kiwi, maracuya, guayaba...) por lo que hemos elegido una de las más apreciadas, el aguacate, que se halla ahora en su mejor época y con la que podemos realizar unos platos capaces de proporcionarnos un grato placer y nuevos sabores.

Resulta difícil conocer con precisión cuál fué la verdadera cuna del aguacate, ya que su cultivo viene de tiempos muy lejanos. Lo más probable es que apareciera en las zonas tropicales y subtropicales centroamericanas, pues los aztecas mejicanos fueron los que comenzaron la selección y el cultivo de las variedades comestibles. Fué por ello un elemento básico en la comida de aztecas y mayas, que lo consideraban una fruta con innumerables propiedades.

Valor alimenticio

Los conquistadores españoles fueron los primeros en conocer el ahacatl y convirtieron su nombre en aguacate. Procedente de un árbol de la familia del laurel, los europeos no lo usaron durante mucho tiempo, aunque los americanos lo cultivaron el California y Florida desde finales del siglo XVIII. Hoy se cultiva en gran parte de España, sobre todo en la Costa del Sol y Canarias.

Hay muchas variedades que proporcionan el fruto ovalado o esférico, pero para describirlo basta con señalar que tiene forma de pera y un peso entre 200 y 400 gramos. Su corteza es generalmente leñosa y verde brillante y su pulpa, mantecosa y compacta.

Su valor alimentario es muy elevado. Ninguna otra fruta fresca tiene un porcentaje de materia seca más alta (30%), puesto que el plátano, que le sigue, sólo alcanza el 25%. Tiene además un porcentaje de grasa que alcanza hasta el 30% en alguna variedad y que es superior al de la aceituna. Poéticamente se da al aguacate el nombre de mantequilla de la selva por la blandura y melosidad de su pulpa.

No es una fruta en el sentido vulgar de la palabra, ya que la forma de consumirse es distinta. Se puede tomar en ensaladas, gratinados con langostinos, rellenos de gambas o extendido sobre una tostada con el añadido de un poco de sal y zumo de limón o comido a cuchara sobre su propia cáscara. Toda una delicia.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Valtosca 2002
Valtosca 2002

Propiedad Vitícola Casa Castillo. Ctra. Jumilla - Hellín, km. 15 Jumilla

(+) Más catas de vinos.