El pimiento, delicia

El pimiento, delicia

Pimiento

En estos días veraniegos en los que el ambiente parece sembrar luz, calor y variados colores, la naturaleza nos ofrece algunas hortalizas también luminosas y coloristas. Como los pimientos, que se presentan ya en los mercados con todo su esplendor en variedades, cantidades y calidades, y también en precios. Algunas de sus especies llegaron en marzo y se mantendrán hasta octubre, pero su mejor época es el verano.

De entre todas las suculentas aportaciones que nos hizo América tras su descubrimiento, el pimiento fue la que logró una popularización más inmediata. Colón trajo en su primer viaje algunas variedades picantes, y su difusión fue tan espectacular que, a mediados del siglo XVI, ya habían penetrado con fuerza en Inglaterra, Moravia, Italia y hasta la India, a donde llegó de manos portuguesas la variedad mexicana, que en el siglo XIX constituía un ingrediente básico de la cocina hindú. A China, primer productor mundial, llegó también, probablemente desde Filipinas, a finales del siglo XVI.

Aunque está considerada como verdura, en realidad es un fruto, que se ha asentado estupendamente en nuestras huertas. De ahí que la gastronomía vasca se haya adaptado tan bien al pimiento. En Euskadi existen diversas variedades ­dicen que 25­, pero es el pimiento verde de Gernika, pequeño, finísimo, de un color precioso y delicioso sabor, el más codiciado por los gastrónomos. Además, el gernikako piperra cuenta con una garantía muy importante: el Label Vasco de Calidad Alimentaria. La finura de su carne y su inconfundible sabor lo han convertido en un producto culinariamente superior; especialmente, cuando se presentan fritos.

La forma de freirlos es sencilla. Se pone en una sartén bastante aceite ­preferiblemente, de 0,4º­ a fuego fuerte. Cuando esté bien caliente, se le agregan los pimientos. Se mueven con una espumadera unos segundos y se baja el fuego para que se vayan haciendo más lentamente. Hay que darles vueltas para que no se doren, pues tienen que mantener su color natural. Después, escurrirlos bien, depositarlos en una fuente y mantenerlos tapados por breve espacio. Echarles la sal antes de ser servidos. Ésta es la forma más tradicional de comerlos. Pero también existen otras fórmulas sublimes, como son rellenos de manitas de cordero, de verdura y hongo, de txangurro, de centollo, de bechamel, acompañados de calabacín

Otro día hablaremos de esa otra maravilla que son los del piquillo. Lodosa, pueblo de la Ribera navarra, dedica una jornada de sus fiestas patronales, que se celebran en septiembre, a los pimientos del piquillo, así llamados por la típica forma de su punta retorcida.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Perla Real Syrah 2002
Perla Real Syrah 2002

Bodegas Fernández, SA Avda. de Murcia, s/n Jumilla Tf. 968 780 559 e-mail: correo@bod-fernandez.com

(+) Más catas de vinos.