Si es que... no somos nadie

30-03-2017

Si es que... no somos nadie

Caius Apicius. EFE.
Hace ya muchos años escribí, cuando el fenómeno Adrià se imponía en todo el mundo, que sí, que eso era verdad pero que no cabía extrapolar ese éxito a la cocina española, porque la cocina de Adrià no era la cocina española, sino la cocina de un cocinero español llamado Ferran Adrià. Me cayó buena.

El problema es que, unos veinte años después, esto lo sabemos, pero hacemos como si no lo supiéramos. Y no es que no se conozcan y valoren los productos españoles en el mundo, sino que ni siquiera los respetamos aquí.

Para darme cuenta de ello, no me hace falta más que ir con cierta regularidad al mercado o a grandes superficies, que es donde se te cae el alma a los pies. Igual que en los restaurantes procuro fijarme en lo que comen en otras mesas, lo que me permite hacerme mejor idea de su cocina, aquí me fijo en lo que contienen otros carros, antes de que la venta on line me oculte esta información.

De momento, me permite saber mejor cómo comemos los españoles, esos ciudadanos que colocan su cocina a la cabeza de todas las del mundo, que califican su despensa de "incomparable", que critican a franceses e italianos y sus cocinas y que, sin más criterio que la moda, han abierto su corazón y su paladar a las cocinas orientales y sudamericanas, sin más análisis y, a veces, de forma contradictoria.

Veo allí cómo un ciudadano que defenderá a muerte la superioridad de la gamba roja de Dènia, por ejemplo, carga en su carrito kilos de gambas recién descongeladas y procedentes de piscifactorías exóticas, gambas de ambas orillas del Pacífico o del Atlántico sur; observo cómo el señor que se batiría en duelo por la calidad insuperable del vacuno de su tierra compra sin vacilar "buey de Kobe", porque está de moda.

He elegido estos dos productos porque están en las líneas más altas de precios en los apartados de mariscos y bueyes. Entiendo que alguien diga que es normal que la gente compre gambas exóticas si no accede al precio de las frescas de nuestros mares, pero es que la carne wagyu (buey japonés, en traducción literal) es bastante más cara que cualquier raza española o del resto de Europa. ¿Por qué?

Sin que ninguno consiga entusiasmarme, veo de cuando en cuando en la televisión programas de, se supone, prestigiosos cocineros extranjeros, habitualmente británicos de Inglaterra o de sus antípodas australianos.

Entiendo, sin compartirlo entusiasmado, su querencia por sus propios productos: los tienen. Y todo el mundo defiende y valora lo suyo, con la excepción antes señalada.

Pero otros productos no los tienen, y han aprendido, por fin, a valorarlos, de modo que en esas impecables cocinas de lo que fue la Oceanía británica se usa, por ejemplo, aceite de oliva. Uno esperaría una mención al aceite español. Pues... como no sea un programa que Oliver haya rodado en España, olvídenlo.

¿Jamón? Puede que alguien se indigne, pero del que hablan estos cocineros es del de Parma. Y las anchoas de Santoña las machacan o diluyen como condimento, advirtiendo: "No teman; así no saben a anchoa".

¿Vamos a los quesos? Parmesano, por supuesto, pero como condimento para rallar en platos de pasta. En otros casos, querencia hacia quesos griegos (feta) o chipriotas (hallumi) a los que no osaré negar calidad, pero que en general son decepcionantes para un español; no sueñen con encontrar una referencia al manchego, salvo en caso similar al indicado para Oliver sobre el aceite español.

Nos van conociendo, sí, pero de una manera que no sé yo si me gusta. Por lo menos, si esos cocineros van a Italia o a Francia se esfuerzan en conocer esas cocinas, que creo firmemente que siguen siendo las mejores del mundo; pero cuando vienen a España, dejando aparte sus estrafalarias versiones de paella y gazpacho, se empeñan en hacer las cosas a su manera.

¿Por qué? ¿Por qué cuando cocinan en Italia, en Francia y no digamos Grecia no escatiman el ajo y aquí sí?. ¿Es que el ajo español es peor? Lo dudo.

Hacen barbaridades con la tortilla de patatas a la que llaman "española" (no la voltean), ensaladas de chorizo al vinagre de Jerez (menos mal que saben que se hace magnífico vinagre fuera de Módena). Eso sí, ellos saben que el más español de nuestros embutidos es ese chorizo que a nosotros nos da vergüenza ponerles de aperitivo.

No he visto a ningún cocinero o cocinera de esos programas utilizar mariscos españoles, y no ya los famosos langostinos y gambas, sino los maravillosos, y para ellos absolutamente desconocidos, crustáceos y moluscos de Galicia, mientras usan los sucedáneos de ellos que tienen en sus mares.

Hace unas semanas, el excelente cocinero madrileño Sacha Hormaechea ha dicho cosas muy similares en una entrevista. Tienes razón, querido Sacha, y te la doy sílaba a sílaba: por mucho que se empeñe quien se empeñe, en este asunto, por ahí adelante, aún no somos nadie.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.