Vinos rancios

17-09-2010

Vinos rancios

Vinos rancios

Una actividad en auge en la restauración es la del sumiller. Pero, ¿cuántos son realmente profesionales?

No es fácil especificar una única profesión que destaque por ser unánimemente detestada. Hay tantas dónde elegir, que al final se establece una severa competencia entre todas ellas. La razón no es otra que la presencia en multitud de trabajos de gentes que venden humo, de malos profesionales que en algunos casos llegan a comercializar el paraíso y acaban empañando con su labor al resto del gremio.

Pues a su altura, solo que en la vertiente gastronómica, están quienes impregnan de humo el vino. Por un lado, se hallan los bodegueros que tuestan en exceso las barricas para así dar enjundia a lo desaborido. Por otro, los camareros ­esos camareros ataviados escénicamente, doctorados en el sacacorchos­ que con ritual y palabrería descubren al comensal un caldo sazonado con aromas en exceso tostados, o si prefiere, le cuentan una milonga con aires de verdad. Son como aquel cocinero que no tiene medida a la hora de echarle aceite, ajo, pimienta y sal al pescado para que el refrito sea tan importante como el ingrediente principal.

La pregunta está ahí: ¿Por qué se detesta a un sumiller? La respuesta: por unos cuantos malos profesionales ­muy alejados del buen hacer, el respeto y la educación de sus compañeros de colectivo­ que, por lo general, se colocan por encima del vino y del cliente. Se trata de gente que considera la de sommelier una función netamente solemnizada, y que acaba organizada en grupos o clubes para apoyarse los unos a los otros.

Tales expertos hacen del paripé una conducta habitual y se marcan como objetivo sacar tajada de las bodegas a través de los pequeños y costosos descubrimientos que efectúan a los clientes esnobs.

Precisamente, a los usuarios de los restaurantes va dirigida la siguiente pregunta: ¿Se han parado a pensar cuántos sommelier existen en España con un mínimo currículo? Para concretar: ¿Cuántos camareros especializados en el sacacorchos tenemos con más de diez años de práctica continuada? ¿Cuántos especialistas con un tiempo dilatado de ejercicio sería capaz de nombrar a bote pronto?

Guste o no guste, los malos profesionales son monaguillos ataviado de obispos que cobran por bendecir el vino. Es bastante más frecuente de lo que debiera que aconsejen en función del descorche pactado; es normal, para lo que les pagan. Pero lo más grave es que, por lo general, hablan mucho, pero les falta paladar. Carecen de criterio, se instruyen en lecturas ajenas, repiten lo que oyen a otros colegas

En definitiva, son muy pocos los que permanecen fieles a su trabajo. La mayoría está en su puesto transitoriamente. Y, como no podía ser de otra manera, los más avispados acaban de negociantes, vendiendo vinos. Que nos perdonen los sumiller profesionales.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑAHONDA blanco joven 2008
VIÑAHONDA blanco joven 2008

Bodegas SILVANO GARCÍA Avenida de Murcia, 29 30520 Jumilla (Murcia) Tel. 968 780 767 Fax: 968 716 125 bodegas@silvanogarcia.com www.silvanogarcia.com www.bodegasilvanogarcia.blogspot.com ...

(+) Más catas de vinos.