Vino y especulación

27-02-2007

Vino y especulación

Vinos.

RAFAEL GARCÍA SANTOS

Cae un 17,8% el consumo de los caldos de ‘calidad’ en la hostelería, según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. ¿A qué se puede deber? En primer lugar, a bote pronto, sale a colación el carné por puntos y es cierto que los controles de alcoholemia están cambiando el comportamiento del consumidor e inciden en la disminución. Es evidente que se ingiere menos alcohol en los restaurantes. Ahora bien, ya no se puede aducir que se chupa menos del frasco pero de más selectas frascas; eso no es verdad. Se consume menos cantidad en la hostelería y fuera de ella con independencia de la bondad. Y el descenso per capita habla por si solo: de 46,6 litros por habitante y año en 1987 hemos pasado a los 26,6 litros en 2005. La reducción casi llega a la mitad.

Tan drástico porcentaje no es consecuencia de las medidas coercitivas. Se da la paradoja de que en igual periodo se acrecienta en esta misma sociedad el consumo de espumosos, cerveza, sidra y otros productos. Con menos grados que el vino, cierto, pero que bastan y sobran para sobrepasar la ridícula cifra de 0,25 de alcoholemia, que se alcanza con un par de tragos. La sidra crece un 10,3%, la cerveza un 4,6%, los espumosos un 12,2%, mientras que los vinos disminuyen un 2,1% en el caso de los denominados de mesa y un 11,2% en los catalogados de Denominación de Origen.

En casa, mejor

Además de un cambio sociológico, que puede estar afectando seriamente al vino, es evidente que tienen que existir razones económicas en este comportamiento. Un dato: la disminución del consumo de vino de mesa es de 0, 8% en los hogares y de un 3,1% en la hostelería. Disminuye más en los restaurantes que en las casas. Y esta misma tendencia se manifiesta en los vinos de calidad, que si bajan un 17,8% en la hostelería, suben un 0,7% en las casas, con un resultado global negativo del 11,2%. En fin, que el vino atraviesa un periodo de cierta crisis; no es cuestión de engañarnos ni es aconsejable engañar a nadie.

La conclusión no puede ser otra que el precio determina, más que nada, el descenso del descorche. Cuando éste multiplica sensiblemente el valor que marca la sociología y el sentido común, los datos hablan por sí solos. Y es que en el transfondo de este declinar se esconden el uso y el abuso, una carestía que no se corresponde con el valor intrínseco del producto

Nos encontramos en este mismo momento con una intolerable tomadura de pelo mundial –mejor un atraco– que se pretendan vender a 600 euros la botella, una botella, de cualquiera de los ‘1ers crus classés de Burdeos’ de la añada de 2005, precio al que cotizan en ‘primeur’. Sin aproximarse, ni por asombro, a esta escandalosa estafa, no podemos obviar que en los últimos años el precio especulativo del vino en España se ha disparado y ya es hora de que se ponga en duda que la carestía ha ido en correspondencia con el valor intrínseco de los caldos; ni por asombro.

Las bodegas han inflado en exceso las tarifas, pues el vino español no siempre, ni mucho menos, está a la altura de su cotización. Ha perdido competitividad en el binomio relación calidad-precio. Y eso acarrea problemas de ventas, sobre todo, en las gamas altas, donde la especulación, en algunos casos en plena sintonía con la crítica, que canta excelencias a las que saca jugo, llevan a sobrevalorar muchísimas etiquetas.

El vino está caro, y en los restaurantes de grandes o turísticas ciudades, imposible. Pueden multiplicar por 3 o 3,5 el precio de una referencia, pero eso sólo conduce a una realidad: el descenso de ventas en la hostelería. ¿Quién va a apoquinar 100 euros por una botella que cuesta 30 en bodega, sabiendo que la puede disfrutar en casa por 40. Nadie permite, aunque le sobre el dinero, que le quiten descaradamente la cartera. Ya se sabe, cuanto más encarezcan el vino bodegueros y restauradores, menos se venderá.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑAHONDA blanco joven 2008
VIÑAHONDA blanco joven 2008

Bodegas SILVANO GARCÍA Avenida de Murcia, 29 30520 Jumilla (Murcia) Tel. 968 780 767 Fax: 968 716 125 bodegas@silvanogarcia.com www.silvanogarcia.com www.bodegasilvanogarcia.blogspot.com ...

(+) Más catas de vinos.