Las bacterias de la salud

16-08-2005

Las bacterias de la salud

En el mercado existen hoy día numerosos productos lácteos que incorporan bacterias vivas beneficiosas para nuestro organismo

Desde hace varios años se vienen estudiando los beneficios producidos por las bacterias que viven en condiciones normales en nuestro interior colonizando la última parte del intestino delgado y del grueso –sobre todo el colon–, y que componen la flora intestinal del ser humano. Los malos hábitos alimenticios, el estrés, el ritmo de vida inadecuado y, sobre todo, el abuso de los antibióticos son factores que pueden influir en la falta de un equilibrio bacteriológico en el intestino, donde estos seres microscópicos pueden jugar un papel importante en la prevención de enfermedades.

Cuando el consumo de antibióticos es inevitable existen mecanismos para volver a las funciones de las bacterias beneficiosas a través de los alimentos probióticos, que contienen bacterias vivas, los prebióticos, que no incluyen bacterias pero estimulan su crecimiento, y los simbióticos, cuya eficacia es combinada. Los probióticos llevan microorganismos vivos como lactobacilos y bifidobacterias y se encuentran sobre todo en los productos lácteos fermentados como yogures y quesos. Ayudan a la digestión de los carbohidratos, sintetizan vitaminas del grupo B, favorecen la absorción del calcio, mejoran los síntomas del intestino irritable y hacen más asimilable la lactosa. Lo mismo sucede con los del kefir y los de la levadura de panadería y la levadura de cerveza, que además tienen alto contenido en cromo bueno para los diabéticos.

Los prebióticos son sustancias que estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas. Podría decirse que ‘dan de comer’ a estas bacterias para que se reproduzcan y vivan de nuevo en el intestino. Se encuentran de forma natural en el trigo, el ajo y la cebolla, la remolacha, los espárragos, el tomate, los plátanos, las legumbres y las alcachofas, en forma de fibra, oligofructosa, inulina, lactulosa y otros, y por ello, la industria alimentaría los emplea como ingredientes en la leche, yogures, margarinas, cereales y zumos.

Los simbióticos combinan las propiedades de los probióticos y prebióticos, como sucede, por ejemplo, con los yogures con fibra. La higiene excesiva puede resultar perjudicial porque acabará con los gérmenes beneficiosos, y lo mismo sucede con el consumo indiscriminado de antibióticos porque eliminamos los microorganismos buenos y malos y el cuerpo humano pierde mecanismos de reserva e inmunidad. No los tome sin indicación del médico.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.