Menudos tomates

15-06-2005

Menudos tomates

Tomates

Ninguna hortaliza alcanza la versatilidad universal del tomate, que une a la sencillez esencial del consumo crudo, y a la popular e indispensable salsa, deliciosas alternativas asado, frito, cocido, guisado, a la plancha, relleno, en confitura, en puré o en zumo.

Tampoco ninguna hortaliza resulta tan sensible a que un cultivo masivo y unos cuidados incorrectos repercutan en su sabor. «Ye que a veces sábeme a medicina» es queja común que habremos proferido y escuchado más de una vez.

Durante muchos años sólo accedimos al común, alejado no obstante de la perfecta y redonda simetría que presentan los de invernadero o cultivo hidropónico; grandes, irregulares, de rápida maduración y corta vida, bastan unas gotas de vinagre y oliva –el doble o triple de económico vinagre que de carísimo oliva en los usos asturianos– para servirlos y disfrutarlos, sin olvidar que convenientemente triturados se hacen acompañantes insustituibles del bonito, el arroz, las legumbres estofadas, el pisto, el rollo de carne y otras tradicionales recetas, aunque andemos lejos de la refinada perfección y multiplicidad de uso conseguida por andaluces, levantinos, franceses e italianos.

Luego aparecieron los tomates ‘ciruela’ y ‘pera’, alargados y puntiagudos los primeros, con la forma que indica su nombre los segundos, de mayor duración y piel apenas perceptible.

Los mínimos, decorativos y afresados ‘cherry’, y el delicado tomate en rama o canario, asomaron ayer mismo en nuestras tiendas, junto a las infrecuentes variedades verdes y amarillas de pulpa dura y acidez herbal que permiten picados finos y rebozados firmes.

Montserrat, raf y kumato

El montserrat, achatado, duro, lobulado, con pulpa que deja huecos entre las paredes, un clásico ya, trajo aire y sabor distintos, y prefiguró la comercialización de otras variedades. Quede en este punto claro que los métodos utilizados pasan siempre por selección natural: la legislación europea prohíbe actualmente la venta de tomates genéticamente modificados.

El tomate raf, tal vez el más antiguo de la vega almeriense, tras un largo olvido y una reciente recuperación, anda revolucionando el mercado y la demanda: irregular, arrugado, verdirrojo, compacto, de intensa frutalidad y aroma, debe cortarse en rodajas y paladearse con una pizca de sal superior y un generoso chorro de aceite. Sin más.

Hablamos del ‘pata negra’ de los tomates, según extendida y no tan metafórica definición, pues su precio oscila entre ocho y trece euros el kilo.

Por cierto que la única compañía adecuada para este pata negra es, precisamente, un auténtico ‘pata negra’ porcino onubense, extremeño o salmantino.

Algunos ultramarinos asturianos altamente especializadas añaden ahora el tomate kumato, pequeño, oscuro, de dulzor goloso y seductor, al parecer proveniente de las Islas Galápagos, la extraordinaria reserva biológica donde Darwin hallaría definitivos respaldos para sus teorías de la evolución y adaptación de las especies.

El raf y el kumato maduran de dentro a fuera, por lo que debemos llevarlos consistentes, prietos, recios.

Las dulzuras fructuosas, suaves en el raf, vehementes en el kumato, ganan potencialidades y agrados con unas escamas de sal. Y un aceite de oliva de primera prensado en frío, por supuesto.

Un poco de historia

Fuera Colón o fuera Hernán Cortés quien primero trajera al viejo mundo una planta tomatera, lo cierto es que ganó difusión y fama como planta ornamental; pocos valientes estaban dispuestos a exponer la vida con unas carnosas bayas de aspecto venenoso.

Los aztecas, que aprovechaban por igual, desde huertas y jardines, sus funciones nutritivas y decorativas, le dieron el nombre de ‘xictltomatl’, fruta gorda o fruta ombligo.

El padre José de Acosta, en su ‘Historia natural y moral de las Indias’ de 1590, menciona desde Lima al tomate que usan los indígenas, «frescos, sanos, gruesos y jugosos que hacen gustosa salsa».

Y mientras en los siglos XVI y XVII hermoseó parques reales e, incluso, tocados y sombreros de damas, comenzó a recibir las alabanzas de arriesgados ‘gourmets’: «Oh, ensalada de tomates/qué coloradas mejillas/dulces y a un tiempo picantes», escribe Tirso de Molina.

Al lacianiego Juan de la Mata, autor (1747) del ‘Arte de la repostería’, debemos las primeras salsas de tomate impresas.

Pero cúpole a Italia la gloria de multiplicar sus posibilidades y de hermanarlo con sus pastas. Una joya así merecía un nombre más adecuado: ‘pomodoro’ o manzana de oro.

De Italia pasó a Francia con una inexacta y hermosa traducción: ‘pomme d’amour’, lo que hizo creer en toda Europa que poseía extraordinarias cualidades afrodisíacas.

Al final, el cultivo y consumo masivo no vino de sus extraordinarias cualidades sápidas y antioxidantes: llegó de la mano del romanticismo.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑAHONDA blanco joven 2008
VIÑAHONDA blanco joven 2008

Bodegas SILVANO GARCÍA Avenida de Murcia, 29 30520 Jumilla (Murcia) Tel. 968 780 767 Fax: 968 716 125 bodegas@silvanogarcia.com www.silvanogarcia.com www.bodegasilvanogarcia.blogspot.com ...

(+) Más catas de vinos.