Cocidito madrileño

12-04-2005

Cocidito madrileño

Taco de bacalao con caracolillas

No hay pregunta, o preguntas, más repetidas: ¿Qué hay de nuevo en Madrid? ¿Dónde se puede comer bien? Papear satisfactoriamente en muchos sitios, gastronómicamente en pocos. El foro sigue siendo el foro, una ciudad maravillosa sin vocación culinaria histórica. Prima el pragmatismo, el tipismo... Jesús Santos vive las burbujas de Dom Perignon con la naturalidad de un triunfador.

Bendice todas las celebraciones sociales de la ciudad en el Goizeko Wellington (Villanueva, 34 T 91 577 01 38). El poder, el dinero, la Prensa… el todo Madrid. Gentes que quieren disfrutar de una cocina elegante, sobria y efectiva. Una culinaria que contempla el producto reverencialmente, que reforma la historia con sensatez, que complica las cosas lo justo y necesario para distinguirse. Una coquinaria y unos profesionales que saben hacer protagonista al cliente. En la mesa y en el trato.

Las ostras al vapor con vinagreta de echalotes y jengibre expresan una exacerbada potencia oceánica. ¡Qué manjarosidad! Tienen gracia las finas costras de pan de pueblo impregnadas con tomate y champán que se enriquecen con unas exquisitas lonchas de jamón. El toro de atún, leve y precisamente marinado, se ofrece con caviar en un ‘más sobre más’ que refrenda el espíritu grandioso de la casa y del patrón.

Las espardenyes, simplemente calientes, vivitas y coleando, con una textura salvaje, en su sopa representa sublimar la naturalidad; la última y estelar revelación en carta. Y doctorales los tacos de merluza frita a la bilbaína con pimientos rojos asados, en que el pescado atesora unas carnes tornasoladas, jugosísimas, detrás de un velo áureo de huevo.

Moda catalana

Sergi Arola ha convertido a La Broche (Miguel Ángel, 29 T 913 993 437) en el restaurante más ‘fashion’. Su estilo es difícil de definir, quizás porque entremezcla culturas, inspiraciones, modas… factores que pesan mucho sobre el resultado final. Aprecia, y mucho, su origen catalán, reinterpreta recetas universales y asume ingredientes exóticos: sopa de combu con berberechos y percebes. Introduce colores vivos: ensalada de liebre curada con moras picantes.

Tiene apreciaciones muy particulares, como servir de primer abreboca tres pedazos de solomillo con otras tantas salsas. Es un restaurante en el que el cliente ha de jugar, divertirse, hacerse cómplice de un lujo informal que persigue impresionar. La ostra frita, que bien podríamos definir coulant, con dos texturas contrapuestas, con primaveral presencia de manjarosos guisantes y habas, es una exquisitez, un placer… el placer de la gastronomía.

La ensalada de riñones, de impecable hechura, con la frescura de los brotes, de los germinados, tiene concepto y acabado, algo que es primordial. Y esa idea vuelve a testimoniarse en la tatín de alcachofas, un clásico sabroso, suculento y convincente. La langosta con cous cous de arroz tiene producto, punto, en definitiva, naturalidad sápida y táctil, así como originalidad. Y el bogavante en dos servicios: sopa con fideuà y crudo con verduras tiene poder de convicción, sobre todo el consomé, profundo, traslúcido… para ahogarse de oceanidad.

En El Paraguas, (Jorge Juan, 16 T 91 431 58 40), se come bien sin llegar a adquirir un cariz gastronómico. El pudin de cabrales; la ensalada de aguacate, aceitunas y anchoas en aceite; la ensalada de pulpo y patata y la fabada salen correctas, sin producir ningún subidón palatal. Lo mejor, el pixín rebozado, que se acompaña de un tomate encebollado y una salsa negra anodina.

Y Rafa, (Narváez, 68 T 91 573 10 87), ratifica cada día el su condición de mejor mercado marino posible. Siempre que se pueda, alguna menudencias: percebes, gambas rojas y blancas, langostinos de Isla Cristina, centollo de O Grove, almejas, ostras. Y luego un rodaballo gigante y salvaje a la plancha que permite pringarse de gelatinosidad hasta terminar como Heliogábalo. O una buena cazuela de almejas al ajillo, o un buen guiso de rape con patatas y verduras. Sin grandes palabras, hechos simple y llanamente.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Heredad Candela Petit Verdot 2004
Heredad Candela Petit Verdot 2004

Bodegas Señorío de Barahonda . Fax: 968 792 351 www.barahonda.com

(+) Más catas de vinos.