Pizzas: más que pan con tropiezos

11-01-2005

Pizzas: más que pan con tropiezos

Pizza

Por fin, después de largos años de búsqueda, con el fin de que no decaiga el ánimo y continúen idealizándose platos imposibles, hemos dado con la razón de ser de la pizza. En realidad, con algunas grandes pizzas que han inspirado y propiciado su éxito mundial. Quizás le suceda a este condumio como a la tortilla de patatas: todas son malas hasta que se encuentran las excepciones, que son tan excepcionales que apenas existen. Y como a la tortilla, a la paella, al casoulet o a la hamburguesa, a todo cuanto se expande y generaliza, que acaba siendo tan vulgar como el común de los mortales.

Obra del país que ha llevado el pan a la máxima expresión cultural. En ningún otro lugar como en los restaurantes italianos se cultiva su calidad e imaginación. ¡Viva la focaccia! Son multitud los testimonios que hablan del buen hacer con la masa y la mayoría se concentran en Nápoles, que ha alcanzado la celebridad por sus pizzas.

La pizza es la expresión ingeniosa de un pan. Se trata de una torta delgada, cuanto más fina y crujiente mejor, cocinada en horno de leña y enriquecida con pequeños-grandes atractivos. Por supuesto que un lechazo castellano puede asarse magistralmente al calor de la electricidad. Si la materia prima es sobresaliente y la técnica de ejecución refleja un conocimiento doctoral se conseguirá un cordero brillantísimo; tan manjaroso como el elaborado en el horno de panadero en cualquiera de las modalidades. Sin embargo, nunca poseerá esas fragancias de leña que le aportan tan encantador rusticismo.

Eso mismo le sucede a la pizza, cuyo toque artesano y ancestral es importante porque, además de ilustrarla, evoca sus orígenes. Como también los complementos sirven para ilustrar la secreta masa de harina, agua, sal y levadura de uva. En el caso de estos 'tropiezos’, hay que tener en cuenta dos secretos: su bondad intrínseca y el equilibrio con que se disponen.

Son muchas las variantes existentes en relación a este plato, llevándose la mayor fama la 'Margherita’, confeccionada con tomate San Marzano fresco colado, mozarella, albahaca y aceite de oliva, si bien nosotros preferimos la 'Marinara’, más sencilla y vegetariana, que se adereza con el mismo tomate San Marzano, ajo, orégano y aceite de cacahuete. Claro que los pequeños secretos que marcan la diferencia, en una sociedad tan exageradamente tradicional y hermética como la napolitana, permanecen ocultos en el patrimonio familiar, pasando de padres a hijos generación tras generación. Y tan orgullosos e identificados se sienten con el costumbrismo que los dos locales emblemáticos de Nápoles tienen en común parte del nombre, llamado a otorgar autenticidad: Antica Pizzeria.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
Casa Cisca 2003
Casa Cisca 2003

Bodegas Castaño Ctra. Fuenteálamo, 3 30510 Yecla Tf.: 968 79 11 15 Fax: 968 79 19 00 E-mail: info@bodegascastano.com

(+) Más catas de vinos.