Congelado para todos

21-12-2004

Congelado para todos

Receta con langostinos congelados

Todavía está a tiempo de coger el avión e irse una semana al Caribe a pasar las Navidades, donde podrá disfrutar el 24 y el 25, y también la noche del 31 de diciembre, de los mismos camarones (langostinos) que en su hogar. Las empresas que los pescan y congelan allí son las que luego los comercializan por multitud de países, incluida España. La globalización de la vulgaridad avanza a pasos agigantados. Congelado para todos, incluso para los aborígenes, que por aquellos pagos tienen que ir a los acuarios para ver una langosta viva o a las peceras de los restaurantes para turistas, en los que dan el cambiazo a los ilusos, que eligen una pieza y papean otra salida del hielo. Por eso aplican al marisco salsas inteligentemente perversas, densas y picantes, que indefinen sabores ya indefinidos.

Siguiendo la escuela cubana o dominicana, quizás las más cultas de la zona, culinariamente hablando, les sugiero hacer los langostinos a la plancha –sartén– con unas gotas de aceite perfumadas con ajo y guindilla, aderezo que sin duda reaviva a los difuntos. A chupar con fruición los caparazones, pues de esta manera salen la mar de gustosos. Y si piensan cocer el marisco –otra opción estimable que, además, evita la humareda de la plancha– siga las instrucciones del paquete, reduciendo un poco el punto de cocción, riesgo que todavía no ha provocado ningún envenenamiento.

Y después de saborear un par de piezas, y visto que el juguillo es más bien escaso, tanto en cantidad como en calidad, empiece a juguetear preparando una fondue fría de langostinos. Los peques lo celebrarán. Se trata de adquirir varias salsas en bote, algunas de las cuales superarán el valor coquinario del propio marisco. Un bol con mayonesa de aceite de oliva virgen, otro con salsa rosa, un tercero con romesco y un cuarto con tártara. Pero, cuidado, que todos estos complementos no se emparejan de la misma manera con todos los mariscos. De hecho, ¿compagina igual de bien la salsa tártara con la ostra que con el percebe, con el mejillón que con el centollo?

Después de una experiencia inolvidable durante las anteriores Navidades en un crucero caribeño, –¡qué gigantes eran los camarones!, ¡qué enchilados estaban!–, he decidido pasar las próximas fiestas acudiendo a la cuna de la pizza y la pasta, al Golfo de Nápoles y a Roma, donde es posible degustar un menú completamente diferente y muy gustoso.

Se hace la boca agua disfrutando del ravioli de pez espada con tomate, orégano y coladura de anchoas en salazón y alcaparras que confecciona Gennaro Expósito en su restaurante Torre de Saracino, situado en Vico Equense. Allí mismo se asiste a la degustación de pastas de grano duro ilustradas con diversos pescados y mariscos crudos. Tiempo habrá de descubrir las mil pizzas y de tomar las lentejas con zampone con la que los italianos despiden el año.

Es hora de cambiar de Navidades. La industria turística tienta con ofertas maravillosas para viajar a unos precios más que asequibles. Aprovechemos que los hoteles están vacíos. Aunque sólo sea por no ingerir los aromas de los langostinos al whisky con que cada año nos obsequia de aperitivo ese vecino gourmet que todos tenemos.

Una alternativa

Deposite en el plato unas cucharadas de puré de patatas al aceite de oliva virgen entremezcladas con berza picada (cocida durante cinco minutos) y unos daditos de panceta pasados unos instantes por la sartén.

Encima, sitúe el pescado silvestre más fresco que encuentre, sea rodaballo o chicharro. Y alíñelo con unas gotas de un buen aceite de hongos. Este chicharro puede ser un inicio o un refrendo en lo gastronómico.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.