Restaurante El Granaíno. Elche (Alicante)

05-08-2004

Restaurante El Granaíno. Elche (Alicante)

Pedro y su hijo Odón, en el restaurante El Granaíno de Elche. / J.M.G./ L.V

El Granaíno es una feliz simbiosis de cocina tradicional granadina e ilicitana, un restaurante que ha llegado a la tercera generación de la mano de Odón, nieto de Ramón y Estebana, un matrimonio de Santa Fé (Granada) que hace medio siglo emigró a Albatera, se trasladó a Elche, abrió un bar junto al cine Capitolio y en 1964 se instaló definitivamente en el actual emplazamiento. Ramón, que falleció hace cuatro años, tuvo la paciencia de anotar en un dietario las vicisitudes del negocio, incluidas las letras de cambio y las recaudaciones diarias, que en los primeros años no superaban las dos mil pesetas.

Aunque vaya al restaurante, es obligado pasar previamente por la barra aneja, una de las mejor surtidas de España, y admirar la variedad de fuentes con tapas de todo tipo, en las que priman siempre los mejores productos, desde el jamón de Joselito a los renombrados y escasos langostinos de Guardamar (100 gramos, 11,50 euros): de mayo a septiembre es la época de comer este crustáceo de caparazón atigrado, carne prieta y sabor finísimo debido a que el suelo, arenoso y sin fango, contribuye a una mejor depuración de su organismo.

Esa hedónica filosofía de picaditas y entradas es igualmente recomendable si toma asiento en los comedores impregnados de referencias granadinas: lámparas de forja, zócalos de ladrillo oscuro, zenefa de manises, paredes de tirolesa, grabados taurinos, fotografías de rostros populares, colañas, botelleros, fotos antiguas de la ciudad y en el sótano una cava con macetones de hortensias, orzas lañadas, jamones, aguamanil y una prensa de vino.
Las aceitunas gordales aliñadas con cebolla, pimiento y orégano son el pórtico de una comida sencilla y rica en matices que transmite sabores hondos y duraderos. No hay más que degustar los pimientos de la Vega rellenos de queso, el adobo comedido de los boquerones fritos, y los llamados calamaritos a la marea negra, rodajas muy finas de calamar en su tinta con cebollita tierna, salsa de perejil y buen aceite.

Punto y aparte merecen las papas con huevo y pimentón de la Vera (Cáceres), una versión tan válida como el celebrado plato de Lucio, con la particularidad de que ese maravilloso pimentón deja un sabor que lo hace imperecedero. La calidad de la materia prima es extensible al capítulo de guisos, carnes y pescados.

Odón, el nieto de aquel emigrante de Santa Fe que abrió El Granaíno, dirige ahora los fogones de un restaurante que, felizmente, no ha perdido la estética de mesón ni el patrimonio culinario que trajo su abuelo.
En El Granaíno es obligado tomar el pionono de Santa Fé, confite sefardita así nombrado por lo mucho que le gustaba al Papa Pío IX.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.