Sanidad alerta del consumo sin control de productos enriquecidos

03-02-2004

Sanidad alerta del consumo sin control de productos enriquecidos

Jóvenes examinan el contenido de un cartón de leche enriquecida con energía y vitaminas / LV

Hacer la compra va camino de convertirse en un trabajo de alta cualificación. Las estanterías de los supermercados han comenzado a llenarse de alimentos enriquecidos, dietéticos, funcionales, ecológicos, prebióticos y probióticos, sin que el consumidor sepa con exactitud la diferencia que hay entre unos y otros.

Los especialistas en nutrición sostienen que el consumo de determinados aportes energéticos o de vitaminas, lejos de generar un beneficio para la salud, pueden llegar a ocasionar serios trastornos.

La falta de una legislación concreta y el deseo de una mejor calidad de vida han hecho proliferar en el mercado multitud de alimentos que se ofertan como naturales y milagrosos. Pero no siempre cumplen la misión para la que se anuncian. En ocasiones, su consumo sin ningún tipo de supervisión médica puede ser incluso fuente de multitud de problemas. «Nos creemos todo lo que nos dicen porque queremos creérnoslo. Y compramos», afirma la veterinaria Lucía Díaz de Lezana, especialista en Salud Pública del Gobierno vasco.

El culto al cuerpo ha inundado el mercado de productos ricos en mil y una sustancias que, en la mayoría de los casos, el consumidor ignora si realmente sirven para algo. Como consecuencia, «nos estamos cargando la dieta sana, equilibrada y variada», que debe ser el objetivo de toda alimentación, según explica Dolores Coll.

Desorden legal

Los expertos sostienen que no se trata de rechazar de plano toda esta nueva industria de la alimentación, sino de que el consumidor sepa siempre qué compra y cuándo debe tomarlo. Ningún producto, por bueno y enriquecido que esté, podrá sustituir ni lograr para el organismo los beneficios de la dieta mediterránea. Ningún aporte extra, según los técnicos, evitará tener que hacer al menos cuatro horas de ejercicio físico a la semana si lo que se quiere es prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Aunque existe alguna norma reguladora, el desorden en la industria es tal que la Unión Europea se ha propuesto definir con absoluta claridad las condiciones que debe reunir un producto antes de recibir una de estas nuevas calificaciones. La UE, a través de una comisión para el análisis de los alimentos funcionales (Fufose), quiere que los envases dejen «absolutamente claro» los beneficios para la salud de cada producto.

La Sanidad ya ha comenzado a definir términos. Según los criterios que se usan, sólo pueden calificarse como productos dietéticos aquellos que cubren determinadas carencias nutritivas, como por ejemplo, el pan sin gluten de los celíacos o las bebidas especiales de deportistas.

Los funcionales ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de determinadas enfermedades. La lista es larga, pero Sanidad pone especial énfasis en los que cuentan con un aporte de fitosteroles, que ayudan a reducir el llamado colesterol malo. Si no se consumen dentro de una dieta equilibrada, podría provocarse una reducción de los niveles de vitamina A, necesaria para las mucosas, la agudeza visual y el crecimiento del esqueleto.

Exceso de vitaminas

Los alimentos enriquecidos aportan al organismo nutrientes, como vitaminas o minerales. Un ejemplo de ellos es la leche con calcio. Un abuso de este tipo de productos podría producir, sin embargo, hipervitaminosis, lo que podría dañar los huesos y los tejidos blandos, como los riñones. «Se puede llegar al exceso de desayunar con cereales enriquecidos, leche con galletas enriquecidas y untadas con margarina enriquecida, lo que nos lleva a un exceso de oligoelementos tan peligroso como su carencia», explican las expertas.

Y hay más. Los ecológicos o biológicos son los producidos sin abonos químicos, ni pesticidas. Los más populares de la familia de nuevos alimentos son, sin embargo, los light o bajos en calorías. Proporcionan un menor aporte de grasas o de hidratos de carbono, pero nadie sabe realmente cuál es el valor energético que tienen reducido porque sus etiquetas no lo detallan. «No existe ninguna normativa que los regule».

Los alimentos también han comenzado a ser mejorados con sustancias prebióticas y probióticas. Las primeras son bacterias que no son digeribles por el organismo, pero estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas del colon. Propician lo que los anuncios llaman el equilibrio de la flora intestinal.

Hierbas de mercados

Los probióticos son microorganismos vivos que, ingeridos en una cantidad determinada, producen un efecto beneficioso. En realidad, ésa es la manera en que tradicionalmente se ha elaborado el yogur, con lactobacilos que mejoran la actividad intestinal.

La lista se completa con los llamados fitonutrientes, que son extractos de plantas que no llegan a ser medicinales, y los complementos alimenticios.

Guía de Alimentos funcionales de la SENC

Leches enriquecidas

Con ácidos grasos
Reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular y de ciertos cánceres. Mejoran las funciones visuales.

Con ácido oleico
Ayudan a reducir la concentración de colesterol en la sangre.

Con ácido fólico
Pueden disminuir malformaciones en el tubo neural y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Con calcio
Desarrollo de huesos y dientes.

Con vitamina A y D
Favorecen la función visual.

Con fósforo y cinc
Ayudan al desarrollo de los huesos y del sistema inmunológico.

Leches infantiles

Con ácidos grasos
Ayudan a mejorar el desarrollo de los niños hasta los 3 años.

Con vitaminas y minerales
Pueden tomarse cuando la lactancia materna es imposible.

Yogures enriquecidos

Con calcio
Ayudan al desarrollo de huesos y dientes. Intervienen en la transmisión nerviosa.

Vitaminas A y D
Favorecen la función visual y la absorción de calcio.

Leches fermentadas

Con ácidos grasos y oleico
Enfermedad cardiovascular, algunos cánceres...

Con bacterias probióticas
Favorecen el sistema gastrointestinal y mejoran su flora.

Zumos enriquecidos

Con vitaminas A y D
Favorecen la función visual y la absorción del calcio.

Con calcio
Para el desarrollo de huesos y dientes y para prevenir la osteoporosis.

Con hierro
Facilitan el transporte de oxígeno a la sangre. Previenen anemias.

Cereales fortificados

Con fibras
Ayudan a reducir el riesgo de cáncer de colon.

Con hierro
Para prevenir anemias.

Otros

Pan con ácido fólico
Puede reducir malformaciones.

Huevos con ácido Omega 3
Puede evitar enfermedades cardiovasculares.

Margarina con fitosteroles
Disminuiría el colesterol en sangre.

Sal yodada
Facilita la fabricación de hormonas tiroideas, imprescindibles para un desarrollo físico y psíquico normal.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
CRÁPULA 2008
CRÁPULA 2008

CRÁPULA VINOS Gabriel Martínez Valero Wine Manager Teléf. 662 380 985 968 781 855 e-mail: gmartinez@vinocrapula.com

(+) Más catas de vinos.