HUEVOS. Un binomio legendario

23-12-2003

HUEVOS. Un binomio legendario

Imagen del producto / LV

Durante años, los huevos resolvieron multitud de problemas de economía doméstica. Llegamos a consumir unos 320 por persona y año para bajar durante el último decenio hasta apenas 260. Fritos, cocidos, en tortilla, salsas, postres o rebozados, de mil formas más, con una clara compacta y la yema consistente, con el binomio huevos y patatas, han sido y son deliciosos pero con algunos tabúes: alguien dijo que con patatas engordan, que los huevos tienen mucho colesterol y las peligrosas salmonelas han rondado sobre este plato.

Los huevos apenas aportan 90 calorías por 100 gramos, proteínas de alta calidad, vitaminas B12 y E, riboflavina, hierro, fósforo y grasas de gran valor, algo que suena a casi perfecto. Un único inconveniente amarga su valor dietético: contienen unos 215 miligramos de colesterol en la yema y son capaces de aumentar los niveles de colesterol en la sangre. Pero la respuesta de los individuos al colesterol de la comida es tan variable que algunas personas no lo padecen.

Lo único que se ha hecho para mantener el colesterol a raya es retirar los huevos de la circulación, sin plantearse cambiar los hábitos nocivos para la salud que acompañan a una deficiente forma de alimentarse: tabaco, obesidad, alcohol, vida sedentaria y estrés. Comer alimentos como quesos ricos en grasa, carnes grasas y leche y postres lácteos con toda su grasa, afectan fuertemente a los niveles de colesterol en la sangre.

Comer huevos, que tienen un alto nivel de colesterol, preocupa bastante menos a los expertos. Sucede que el cuerpo produce su propio colesterol, que es un elemento fundamental de las membranas celulares y clave en la fabricación de hormonas, y es necesario en una función de un equilibrio deseable.

Así pues, ¿quién debe preocuparse por la cantidad de huevos que toma? Las personas con riesgo de enfermedad cardiovascular deben cuidar su consumo sin pasar de 4 yemas a la semana, y las personas sanas pueden comer un huevo cuando les apetezca (uno diario hasta 6-8 y más a la semana), porque no tiene sentido que las recomendaciones para un enfermo las recoja sistemáticamente la población en general. Es prudente desarrollar hábitos alimenticios que ayudan a mantener el colesterol a raya, pero, en términos de dieta, la mayor inquietud siguen siendo las grasas saturadas y la obesidad.

Y las peculiares salmonelas pasaron a la historia desde que se comen huevos pasterizados. Las patatas, por su parte, no tienen grasas ni colesterol, ni engordan si se cuida el aceite. Apenas aportan 80 calorías por 100 gramos.

Los vegetarianos radicales aconsejan reducir o eliminar el consumo de huevos en base a cuestiones ideológicas (la renuncia a los alimentos de origen animal), o por cuidado de la salud o simplicidad de vida al no poder garantizar su origen. No obstante, para estas personas, es mejor y más saludable, una dieta vegetariana complementada con huevos y lácteos, que otra estricta.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
Casa Cisca 2003
Casa Cisca 2003

Bodegas Castaño Ctra. Fuenteálamo, 3 30510 Yecla Tf.: 968 79 11 15 Fax: 968 79 19 00 E-mail: info@bodegascastano.com

(+) Más catas de vinos.