Menos humos

08-04-2003

Menos humos

os propietarios deben decidirse a prohibir o limitar el tabaco en los restaurantes, en beneficio de los sabores y de los no fumadores

Hace ya bastantes años que muchos de los cocineros más sensibles del mundo, entre ellos Michel Bras, prohibieron el tabaco en el comedor de sus restaurantes. Tienen salones donde, antes o después del ágape, se puede fumar, o incluso durante la comida, siempre que el cliente abandone la mesa y se dirija al espacio habilitado para ello. En numerosas ciudades han llegado a prohibirlo normativamente y, en casos como Nueva York, la imposibilidad de encender un cigarrillo llegará en breve a los bares y discotecas.

En España, la costumbre de fumar mientras se come está aún bastante extendida, aunque también se encuentra a la baja. Y eso es lo que los restaurantes han salido ganando. Sólo hay algo tan detestable como el olor a fritanga cuando uno entra en un bar: el de una humareda en forma de nube que trastorna a la nariz y los ojos. Y esto, con los pinchos expuestos por la barra, aparte de ser poco saludable acaba repercutiendo en mayor o menor medida en la calidad y la degustación del producto.

En una reciente degustación en un encopetado establecimiento, después de los aperitivos y el primer servicio, y justo cuando empezaba a saborear el segundo, las tres personas que estaban en la mesa de al lado empezaron a encender dos 898 de Partagás y un Pirámide de Montecristo. La nube que se formó fue de tormenta. Y así, saturado de olores habanos, fueron pasando seis platos más que resultaron impregnados de aromas extraños, sobre todo porque las pituitarias de cuantos estábamos en el comedor habían quedado ahítas de fragancias extrañas a nuestros deseos y, seguramente, también a los del cocinero.

Fumar por horas

No estamos en contra de que se fume en los restaurantes, pero sí de que sus consecuencias afecten a quien no quiera padecerlas. Por tanto, los establecimientos tienen varias opciones. La primera consiste en crear espacios absolutamente separados para fumadores y no fumadores. Y si a estos últimos no les importa ingerir por las narices la nicotina y los olores que les proporcionan sus acompañantes, pues que vayan al comedor de fumadores. Perfecto.

Si no existe la posibilidad de habilitar dos lugares separados, hay que ir pensando en la posibilidad de prohibirlo, como ya han hecho muchos chefs importantes en beneficio de la gastronomía y sus clientes. Se trata de adelantarse a la exigencia social que está por imponerse a la vuelta de la esquina (y eso que quien esto suscribe tiene la costumbre de encender un veguero de vez en cuando, y es consciente de que molesta).

Cabe por ahora una postura intermedia, que ya está implantada en importantes restaurantes europeos, famosos por su cocina, servicio, marco… y que consiste en limitar el tiempo en que se puede fumar. Sus propietarios permiten encender el cigarro a partir de las 23.00 horas, que en España vendría a ser medianoche si se tiene en cuenta que se cena un poco más tarde que en Francia, Italia, Alemania… Es, precisamente, en los establecimientos más avanzados y prestigiosos en los que se está imponiendo la pureza del ambiente, que repercute en la pureza de la gastronomía.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

HACIENDA PINARES Monastrell Dulce 2007
HACIENDA PINARES Monastrell Dulce 2007

Bodega Hacienda Pinares c/ San Juan Bautista, 18 02500 Tobarra ( Albacete) telf.: 967 327 174 móvil 609 108 393

(+) Más catas de vinos.