Sopa de mejillones

04-02-2003

Sopa de mejillones

La de mejillones es una sopa con historia. En el banquete de Acción de Gracias con el que los peregrinos del Mayflower celebraron la primera cosecha que les aseguraba sobrevivir durante el amenazador invierno, figuraban, desde luego, los pavos, abatidos en los bosques de los alrededores, y una sopa de mojojones, que habían recogido en las rocas de la costa.

No se conserva la fórmula de esta sopa histórica, que se tuvo que improvisar con los restos de las provisiones que habían traído en el barco y las pocas hortalizas cosechadas en huertas improvisadas, pero, desde entonces, versiones modernas como el Billi Bi se han convertido en uno de los favoritos de la cocina estadounidense e internacional.

Los mejillones crecen en todos los mares del mundo y han servido de alimento a los pueblos costeros durante siglos. Su nombre científico es Mytilus edulis y es uno de los moluscos más abundantes y, como consecuencia, menos caros.

Hoy, la mayor parte de los mejillones que llegan al mercado proceden de granjas marinas. Hay diversos métodos para cultivarlos. En América prefieren balsas poco profundas o parques, semejantes a los empleados para la producción de ostras. En Francia todavía los siguen criando sobre estacas, procedimiento que tiene también una curiosa historia. En las hasta ahora limpias aguas de las rías gallegas, se emplea otro método original, en el que los moluscos crecen adheridos a unas cuerdas que se suspenden de balsas flotantes, las denominadas bateas.

Desde el punto de vista del consumidor, se deben buscar mojojones de tamaño medio, que son los que tienen mayor rendimiento en carne. Hay que tener igualmente en cuenta su peso. Los frescos pesan más, porque retienen más humedad. A medida que pasa el tiempo, van perdiendo agua y se hacen más ligeros.

A pesar de los escrúpulos que puedan tener algunos a causa del chapapote generado por el hundimiento del Prestige, los moluscos que se ofrecen a los consumidores están controlados. Debemos confiar en que son tan seguros y sabrosos como siempre.

Receta: Billi Bi

Poner en una cazuela 1 vaso de vino blanco seco, 1 cebolla picada, 1 diente de ajo, 1/2 cucharilla de tomillo, 1 vaso de agua y 1,5 kg. de mejillones. Calentar fuertemente durante 5 minutos con la tapa puesta, sacudiendo de vez en cuando hasta que se abran. Desechar los que no se hayan abierto. Retirar los mejillones y guardar el caldo. Separar la carne y filtrar el líquido.

Envolver la carne de cada molusco en una hoja de espinaca previamente cocida y reservar. Añadir agua al líquido filtrado hasta 1 litro. Salar y hervir. Fuera del fuego, mezclar 1 litro de nata y calentar moderadamente, sin que hierva. Repartir los mejillones con las espinacas en los platos y verter sobre ellos el caldo caliente.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Las Reñas Monastrell Rosado 2002
Las Reñas Monastrell Rosado 2002

Bodegas del Rosario Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.