Moda italiana

01-10-2002

Moda italiana

Hay un dato, que guste o no guste, resulta poco controvertible. En una consulta internacional, a la pregunta de cuáles son las cinco cocinas más famosas del mundo, es muy probable que los cuatro primeros puestos queden ocupados por la francesa, la japonesa, la china y la italiana. El orden es harto discutible y puede establecerse uno u otro en función de criterios y prioridades. Italia es importante para la gastronomía por varios factores y hay uno que resulta fundamental: es uno de los países que ofrece productos de mayor calidad.

Son número uno o se pueden equiparar al mejor en muchos temas: en variedad y calidad de verduras, en la pasión por las setas o en la multiplicidad de aceites de oliva vírgenes, mientras que el Módena es el vinagre por antonomasia. Son, además, los reyes de la pasta. En cuanto a cultivos de arroz, variedades y guisos no tienen parangón en el Viejo Continente. Su charcutería se destaca por su identidad y selectividad. No fabrican las mejores anchoas en salazón del planeta, pero se las comen y crearon escuela en el Cantábrico.

Son maestros heladeros. Dominan el café como nadie. ¿Cuántos quesos hay en la tierra equiparables al gorgonzola y al parmesano? En vinos, tras los franceses, pueden luchar por el segundo puesto con España. Y hasta tienen una calidad de restaurantes tradicionales populares envidiable.

Tragedia nacional

La gran tragedia nacional es que siempre están con la misma cantinela, rememorando la «cucina de mama mia». Y mientras no rompan esa familiaridad, ese provincianismo, ese costumbrismo que les caracteriza, tendrán una carencia importante: estarán huérfanos de una alta culinaria de autor. ¡Qué paradojas ofrece la vida! En un país de artistas, el diseño gastronómico queda reducido al envoltorio: etiquetas, botellas, etc.

Claro que ya existe una vanguardia que tiene un inmenso presente y está dispuesta a cambiar al país. Como Carlo Cracco, en cuyo restaurante milanés –Cracco Peck– disfrutamos en nuestra última cena cinco platos sobresalientes entre los diez del menú: una osada espuma de Dry Martini sobre praliné de almendras, todo ello coronado con erizos de mar, un impecable surtido de verduras y frutos secos con tocino carnoso y médula de ternera fundente, y un capuchino con etérea crema y potente sabor a expreso.

Y dos genialidades para la posteridad: la crema salada –con consistencia de natilla montada– de arroz al azafrán espolvoreada con cacao y presidida por un opíparo medallón de tuétano, y caviar con trufa blanca sobre espuma de té ahumada.
Maximiliano Alajmo, en Sarmeola di Rubano, a 8 kilómetros de Padua, brinda a la gloria construcciones tan sublimes como este aperitivo: helado de gorgonzola con brunoise de frutas y hortalizas y crujientes. O arroces tan arcangélicos como el de azafrán con polvo de regaliz y el de café con alcaparras. O platos de pasta insuperables, como los espaguetis al hígado de sepia, ravioli relleno de tomate líquido con salsa de tomate a las hierbas y tortelli de parmesano con compota de albaricoque y café.

Comida en lata

Davide Scabin hace alucinar al comensal con el Cyber Eggs, una película esférica de plástico que alberga yema y caviar, ingredientes salpicados de echalote, vodka, pimienta y sal. La zuppizza o sopa de tan célebre condumio: jugo de mozzarela, tomate confitado, tropiezos de anchoa, albahaca... otra forma de ver el mundo. Como la ostra virtual, o la caja del fumador, pero con la garantía de quien sabe elaborar un risotto absolutamente inmaculado, en el que el arroz, el azafrán y el queso saben puramente y en ningún momento superpuestos.

Y en el Adriático, en Marzocca di Senigallia (Ancona), Moreno Cedroni ha convertido el sushi en susci en una originalísima simbiosis entre la cocina japonesa y la italiana del crudo impregnada de personalidad y talento. El tartar llega al diez: pedazos apreciables de rodaballo, lubina y San Pedro en temblorosa gelatina con tomate confitado y salsa de pimiento, servido en lata de conservas que el comensal ha de abrir asombrado. O la chuleta de atún a la milanesa, aromática con salsa de salmuera. La Italia que llega.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
CRÁPULA 2008
CRÁPULA 2008

CRÁPULA VINOS Gabriel Martínez Valero Wine Manager Teléf. 662 380 985 968 781 855 e-mail: gmartinez@vinocrapula.com

(+) Más catas de vinos.