Ajo multiuso

28-05-2002

Ajo multiuso

Toda sentencia gastronómica siempre queda recurrida en el tiempo. Quién le iba a decir a nuestro admirado Julio Camba, perspicaz e irónico escritor gallego, allá por los años treinta, que su categórica reflexión «la cocina española está llena de ajo y de prejuicios religiosos» sería rectificada parcialmente, y que esa parte, precisamente, habría de ser la más espiritual. Alguien apuntó que se cambia antes de religión que de costumbres gastronómicas.

La verdad es que España huele a ajo y a otras cosas; sobre todo, a aceite. Y huele a aceite perfumado con ajo. Y suena a ajo: sopa de ajo, siendo secundario el segundo apellido que se le ponga, porque, en lo esencial, todas son similares y tienen una misma estrella; alioli, sea cual sea la interpretación –y viene esto a cuento porque, aunque ya se sabe que, en un sentido estricto, es aceite montado con ajo, en la práctica, la mayoría de los all i oli son mayonesas de ajo, en que éste deslumbra como el sol–.

Sigue sonando a ajo: ajo blanco, esa gran sopa fría malagueña a la que le van de maravilla las frutas –manzana, uvas…–; ajoarriero, fondo de cocina hecho, según versiones, con aceite, ajo, cebolla, pimientos, tomate, pimentón, etc, que se mezcla con bacalao, pollo o lo que haga falta; all i pebre, aceite, ajo, pimentón y guindilla que alcanza su cumbre con la anguila, que se cuece aderezada con agua en la Albufera; ajillo, plasmación tabernaria en desuso; ajada gallega, un refrito colorado por efecto del pimentón y estirado con un poco del agua de cocción que tan bien le va a los pescados.

Y cuando no suena, huele, en el mejor de los casos, sutil y enriquecedoramente. Es el caso del bacalao al pil pil, en que se funden dos ingredientes nacidos el uno para el otro: aceite y ajo. Es el caso del gazpacho, en el que muestra un sabor atemperado. Y, si piensa que lo mejor es que nada cambie cambiando, siga al dictado los siguientes procederes.

Aroma a ajo sin repetición y sin picazón. Pelar al momento un tercio de diente, picar muy fino, milimétricamente, echar al guiso en cuestión y apagar. Impregna de una fragancia muy suculenta.

Cocidos. Pelados y separados los dientes de ajo, se tienen quince minutos hirviendo en agua; sencilla y espléndida guarnición. También es ideal cocerlos en el potaje; por ejemplo, con lentejas o garbanzos constituyen un contrapunto muy rico.

Posible indigestión

Confitados. Se puede emplear aceite, manteca o grasa de pato. Se trata de echar abundante grasa en una sartén, depositar los dientes separados unos de otros y sin pelar, tener a fuego lento hasta que rompa a hervir, momento en el que se agregan las patatas en dados, que cocerán sin apenas borbotones junto con los ajos, siempre cubiertas por el aceite o la grasa de pato durante media hora. Sacar, escurrir y salar.

Se puede asar una cabeza de ajos al horno, entera y envuelta en papel de aluminio, durante 40 minutos a 130 grados. Sacar la crema apretándola y hacer una pasta, que se puede emulsionar con perejil y aceite.

Para evitar la indigestión del refrito hay que hacerlo con poco aceite y poco ajo. Cortado en finas láminas, se depositan en una sartén con un mínimo de aceite y se dejan hacer a fuego muy lento, sin apenas hervir, hasta que se doren ligeramente, pues, si ennegrecen, amargan. Se dan vuelta y se repite la operación por el otro lado, siempre a fuego muy pausado; se tienen hasta que se muestren rubios. A partir de ahí, la solución radica en emplear en su hechura un tercio del aceite e incorporar fuera del fuego las otras dos partes, que se mezclarán con el primero, calentándose sin hervir.

Conservación. Las ristras sobreviven a las cabezas y éstas, a los dientes. Lo mejor para mantener su frescor es que estén en cámara, al frío.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
Casa Cisca 2003
Casa Cisca 2003

Bodegas Castaño Ctra. Fuenteálamo, 3 30510 Yecla Tf.: 968 79 11 15 Fax: 968 79 19 00 E-mail: info@bodegascastano.com

(+) Más catas de vinos.