La lucha contra el estreñimiento

26-03-2002

La lucha contra el estreñimiento

Sin lugar a dudas, el estreñimiento constituye uno de los trastornos más frecuentes en nuestra sociedad. Las prisas, el sedentarismo, la edad, la ingesta de ciertos medicamentos, la predisposición genética y una dieta refinada pobre en residuos hacen que el 60% de las personas padezcan este molesto problema.

Normalmente, se intenta solucionar con laxantes, pero hay que tener presente que, con ellos, se cierra un peligroso círculo vicioso: los fármacos hacen que el intestino se vuelva más perezoso, hasta que llega a ser incapaz de evacuar sin su ayuda.

En una población considerada sana, la frecuencia normal de las deposiciones varía entre dos diarias y tres por semana, aunque, para muchos, es ideal evacuar todos los días, con suavidad y poco esfuerzo.

Ahora bien, el estreñimiento es un síntoma, no una enfermedad, y se le puede hacer frente de diversas formas. En primer lugar, hay que evitar los alimentos refinados, muy propios de las sociedades urbanas. De hecho, este trastorno intestinal es excepcional en los pueblos primitivos y rurales que comen más alimentos vegetales y poco elaborados.

También resulta básico incluir en la dieta más productos con fibra, desde pan integral, cereales con cáscara, ensaladas, frutas, legumbres, ciruelas, aceite de oliva crudo, miel, hasta higos secos. Hay cantidad donde elegir, pero, en nuestra sociedad, apenas se comen 10-12 gramos diarios, cuando son necesarios 25-30, que ayudarán, además, a regular los niveles de colesterol, azúcar en la sangre y la obesidad por su efecto saciante.

Otros consejos no menos interesantes: beber mucha agua –al menos 1,5 litros diarios–, dado que ayuda a mejorar el buen funcionamiento del riñón y aligera la consistencia de las heces; evitar el sedentarismo porque una cierta dosis de ejercicio físico, como caminar todos los días 40 minutos a buen paso, activa el movimiento intestinal; visitar el baño a la misma hora y sin prisas; y utilizar todos los remedios naturales.

Pero con cuidado: alternar unos con otros –agua templada en ayunas, salvado de trigo, avena, ciruelas secas–, evitar los laxantes y utilizar los supositorios de glicerina y enemas de limpieza exclusivamente cuando no quede otra posibilidad.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.