Restaurante L'Escaleta

26-02-2002

Restaurante L'Escaleta

A los piés del Montcabrer (1390 metros de altitud) se encuentra el restaurante L’Escaleta, en el corazón de una zona residencial con vistas a la sierra de Aitana. Reconocida en la guía Michelín con una estrella, es digno de elogio su evolución culinaria y personal, dado que compaginan el negocio con un establecimiento anexo para banquetes, sin que esta dualidad interfiera en la vena creativa de Ramiro Redrado, que ahora cuenta con el apoyo de Quico Moya, otro cocinero de talento.

La puesta en escena, cálida y confortable, tiene un aire provenzal no exento de empaque: suelo de barro tratado, zócalo de azulejo, arcadas de ladrillo visto, artesonado, piedra abujardada, estuco en las paredes, viejos aparadores, mesas espaciosas y una vajilla de inspiración daliniana, con un mismo salvaplatos adaptable a distintas formas y medidas.

Nadie que vaya a L’Escaleta y pida un menú degustación podrá decir que ha comido poco. Como corresponde a un restaurante de cocina avanzada se sirven pequeñas raciones pero sorprende el número de especialidades e incluso la repetición en el capítulo de carne y de pescado. Se empieza con tres breves y sorprendentes bocados que confirman las expectativas: morro de cerdo con sésamo y soja, crema de verduras y hojaldre de cebolla y bacon con parmesano.

La buena cocina no precisa de ostentaciones ni alharacas; se intuye a simple vista y gana la voluntad del comensal desde el primer bocado. Si el carpaccio de boletus edulis es correcto, la sensual menestra de verduras con consomé de jamón alcanza un nivel alto, como la vieira con coliflor, cebolleta y vinagreta de hueva, elaboradas ambas con buenos productos y una certera conjunción de sabores.

La fidelidad a la cocina tradicional se pone de manifiesto en unas excelentes cocochas de merluza en “all y pebre”, permitiéndose una acertada licencia en el mero con caldo de boletus e infusión de vainilla. La manita de cerdo crujiente, garbanzos y vinagreta de hongos es otra muestra del respeto a la tradición, enriquecida con una técnica irreprochable, como acontece en el inolvidable carré de cordero asado sobre caviar de berenjenas y jugo de cantueso.

Aún queda por degustar la tabla de quesos artesanos, arrop i tallaetes, y una gustosa tarta de chocolate con zanahoria y coco. Cuando el comensal cree que el festín ha finalizado, la casa tiene a bien acabar como empezó, con tres delicadas dulcerías a compartir con un fragante café: sablé de manzana, crema catalana y bombón de leche merengada.

El servicio es impecable, y la bodega copiosa y diversificada, incluída la oferta de whiskies, brandys, orujos, licores, cavas y champagnes.
La jardinería es otra manifestación de buen gusto.

RESTAURANTE L’ESCALETA
Dirección: Subida Estación del norte, 205. CONCENTAINA (Alicante).
Tfno.: 965 59 21 00 / 50 13 59
Cierra domingos noche, lunes y Semana Santa,
Precio: Menú degustación: 45.08.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

HACIENDA PINARES Monastrell Dulce 2007
HACIENDA PINARES Monastrell Dulce 2007

Bodega Hacienda Pinares c/ San Juan Bautista, 18 02500 Tobarra ( Albacete) telf.: 967 327 174 móvil 609 108 393

(+) Más catas de vinos.